Carlos Aganzo

Rosas muertas, peces de plomo a la deriva

Su muerte repentina, a los 35 años, truncó una carrera única en la literatura dominicana del siglo XX, sólidamente implicada en la trayectoria del país y emparentada con en el llamado boom iberoamericano de los sesenta.