César Cuello

Es filósofo, sociólogo y profesor universitario. Tiene un doctorado en Tecnología y Medio Ambiente por la Universidad de Delaware, con maestría en Historia de la Ciencia y la Tecnología en la Universidad Politécnica, Nueva York, y licenciatura en Filosofía en la Universidad Lomonosov, Moscú. Es decano de investigaciones del INTEC y docente de la UASD. Ha realizado investigaciones en diversos tópicos de sus especialidades y escrito en revistas y otros medios impresos y electrónicos de España, Estados Unidos, Costa Rica y la República Dominicana.

Conceptualización y operativización del desarrollo sostenible

El desarrollo sostenible es una forma nueva y diferente en la que los humanos se relacionan con la naturaleza y consigo lo mismo, En un proceso que implica una nueva actitud, una nueva conciencia y una nueva cultura. Una actitud de respeto por la naturaleza, la integridad de sus ecosistemas y sus sistemas de soporte vital. Una conciencia que no se reduce a la mera racionalidad científica y tecnológica vigente, sino que incluye elementos importantes de la praxis humana material y espiritual.

Factores cruciales de la innovación tecnológica

El desarrollo, uso y aplicación de la ciencia y la tecnología deben partir de una conciencia clara de la naturaleza como totalidad de la vida, de una visión integral y holística del mundo que permita al individuo entender la vinculación del objeto que transforma a través del conocimiento y los medios tecnológicos con el entorno socioambiental.

Diversidad cultural y pensamiento alternativo

Dos megatendencias claramente diferenciadas y contradictorias se observan en el mundo de hoy. Una, orientada a la homogenización y estandarización de las culturas de los países. La otra, orientada a fortalecer la diversidad cultural de los pueblos, destacando y consolidando sus rasgos distintivos e identidades particulares. La apertura comercial y la globalización las impactan de manera diferente.

Desarrollo científico, ¿progreso social?

En casi cuatro siglos de evolución, el ideal del progreso social basado en el desarrollo científico-tecnológico no ha proporcionado a la mayoría del género humano el bienestar y la felicidad prometidos. Dicho ideal se ha convertido, en cambio, en una suerte de ideología determinista y alienante que borra la existencia presente favoreciendo un futuro carente de metas humanas y límites precisos.