Artículo de Revista Global 91

Dama de Hierro made in Germany

Ángela Dorothea Merkel, de soltera Ángela Dorothea Kasner, es una física y política alemana que desempeña las funciones de canciller de Alemania desde 2005. Pero, ¿quién es esta mujer que maneja una de las grandes potencias del mundo? ¿Cómo surgió en la política mundial?

Dama de Hierro made in Germany

A primera vista, Kasi, la hija del pastor luterano Horst Kasner y de la profesora de lenguas Herlind, era una niña promedio de la Alemania de posguerra, ella y sus hermanos Marcus e Irene no sobresalían del montón.

Sin embargo, Kasi tenía un talento extraordinario que se manifestaría desde joven… y no era precisamente el que la llevó a terminar un doctorado en química cuántica con nota «sobresaliente» y cuyo título puede producir dolor de cabeza: Influencia de la correlación espacial de la velocidad de reacción bimolecular de reacciones elementales en los medios densos.

Dicho talento extraordinario encontró terreno fértil con la extinción del bloque comunista, detonada por la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. Gracias a esto, la hija del pastor luterano se insertó en la nueva era política enrolándose en un joven partido llamado Despertar Democrático.

En lo adelante, Ángela Dorothea Kasner (Kasi) construiría su propio espacio en la arena política y escribiría su nombre en los libros de Historia: Ángela Merkel.

Su meteórica carrera política empezó con el gobierno de transición encabezado por Lothar de Maizière, ocupando el cargo de vocera. Al año siguiente (1990) ganó un asiento parlamentario a través de la Unión Demócrata Cristiana (UDC). Días después (enero de 1991), el canciller (primer ministro) Helmut Kohl le ofreció la cartera de Mujer y Juventud, cargo que ocupó hasta noviembre de 1994. Pasado este periodo, el mismo Kohl le ofreció el Ministerio de Medioambiente, Conservación y Seguridad Nuclear, asiento que aceptó y ocupó por casi cuatro años (octubre de 1998) y que le aportó visibilidad política. En esta última cartera, Merkel se llevó otro trofeo por ser el miembro más joven del gabinete ministerial.

Después de la derrota electoral del gobierno de Kohl en 1998, Merkel ganó el puesto de secretario general del partido y dos años después (10 de abril del 2000) se convirtió en la líder de la UDC, logrando ser la primera mujer jefe de un partido político en la historia de Alemania.

Aquel talento extraordinario que llevaba dentro de sí la hija del pastor luterano la catapultó al mayor puesto posible, si no, ¿cómo explicar el fantástico éxito de una protestante de centro en un partido conservador, dominado por hombres y con una gran base católica? A partir de aquí, el liderazgo y la visión política de Ángela Merkel se manifestaron en una serie de victorias para la UDC, específicamente, en seis de las siete elecciones provinciales celebradas hasta 2002.

Cancillería alemana y Unión Europea

El año 2005 presentó otro gran reto para la señora Merkel, al ser la candidata a canciller federal (el equivalente alemán de primer ministro) de la UDC y la Unión Social Cristiana (USC). La candidatura se decidió el 30 de mayo y se enfrentaría al también poderoso Partido Socialdemócrata de Alemania.

A pesar de haber comenzado con 21 puntos de ventaja, Merkel empezó a perder popularidad rápidamente ante el gobernante Gerhard Schröder, a quien ganó por tan solo un punto. Una victoria tan reñida obligó a los dos grandes a concertar una coalición, la cual se logró el 10 de octubre, después de tres semanas de negociaciones y en la que la doctora Merkel encabezaría el gobierno, a cambio de más carteras ministeriales para sus aliados, exactamente la mitad (8 de 16).

El 22 de noviembre de 2005, el Parlamento Nacional eligió a Ángela Merkel canciller federal de Alemania, posicionándola como la primera mujer en el cargo, la primera persona de la antigua «Alemania comunista» en sentarse en la cancillería de la Alemania unificada, y la primera mujer en gobernar dicho territorio desde la emperatriz Skleraina, en la segunda mitad del siglo X d. C.

Al analizar cómo Ángela pudo ser elegida gobernante nacional por cuatro períodos consecutivos (2005-2009, 2009-2013, 2013-2017, 2017-2021), algunos analistas han concluido que se debe tanto al saber aplicado a la administración pública como a un pragmatismo que sabe aprovechar las coyunturas, como sucedió con el cambio de posición con respecto al feminismo y al multiculturalismo cuando se alió con los socialdemócratas, así como a la capacidad de consensuar unida a la neutralización de los discursos opositores, como se vio en los casos del movimiento antinuclear, la reducción de la edad de jubilación y el acercamiento a los sindicatos.

Fue precisamente esta racionalidad política, ejercida en la economía, la que hizo que Alemania disfrutara de prosperidad durante la administración de Merkel, manifiesta tanto en el aumento continuo de las exportaciones industriales como en el superávit fiscal, excedente del que no todos sus vecinos pueden gloriarse y a pesar de las condenas de su propio partido por las reformas sociales y fiscales por las que llevó al país.

La racionalidad y el liderazgo de la hija del pastor luterano también se expresó fuera de las fronteras nacionales como se vio en 2007, durante la primera presidencia alemana del Consejo de la Unión Europea, al reafirmar su compromiso institucional por medio de la Declaración de Berlín, que afirmaba los «valores y ambiciones» de la gran alianza continental, y una segunda vez en diciembre del mismo año, al lograr la aprobación del acuerdo que produjo el Tratado de Lisboa, reemplazo de la fracasada Constitución Europea, y en la que se incluyeron cambios importante como reemplazo del voto de unanimidad por la mayoría cualificada, más poder para el Parlamento Europeo, y la creación de un período mayor para el presidente del Consejo Europeo así como del Alto Representante de la Unión para Asuntos Externos y Política de Seguridad.

Más allá de Europa también se manifestaba la iniciativa de Merkel, quien había priorizado el fortalecimiento de las relaciones con Estados Unidos de América, por lo que el 30 de abril de 2007, Ángela —en calidad de presidente del Consejo Europeo—, George W. Bush (presidente de la federación americana) y José Manuel Barroso (presidente de la Comisión de la Unión Europea) firmaron la fundación del Consejo Económico Trasatlántico, institución llamada a ayudar a alcanzar los objetivos económicos de los socios y a armonizar regulaciones, así como tratar asuntos de transporte terrestre, conservación de petróleo, eliminación de pruebas en animales y tecnologías varias.

El carácter y el liderazgo de la doctora Merkel fue puesto a prueba en 2007 y 2008 durante la crisis de la deuda europea, desagradable situación financiera continental que dificultó o imposibilitó a algunos países de la zona del euro pagar o refinanciar su deuda pública sin la ayuda de terceros. Además de involucrarse en las economías vecinas, Merkel aprobó un paquete de ayuda de decenas de miles de millones de euros para la coyuntura germana.

Siguiendo el escenario continental, la doctora Merkel es adepta de la idea de la creación de un ejército europeo permanente, aunque se opone a la creación de una Europa federal, aquel sueño manifiesto en 1849 durante el Congreso Internacional de la Paz por boca del famoso poeta y novelista francés Víctor Hugo, llamado «Estados Unidos de Europa», y que ha sido secundado por personalidades como Winston Churchill, el primer ministro belga Guy Verhofstadt, y el expresidente de la Generalidad de Cataluña (España) Pasqual Maragall. Asimismo, en el escenario continental, Merkel se ha opuesto a la entrada de Turquía en la Unión Europea como miembro de pleno derecho, compartiendo el rechazo de la mayoría de sus compatriotas a una posible adhesión de este país a dicha unión por temor a un aumento de la inmigración turca, la cual consideran una carga para la nación, además de su correspondiente aumento de la influencia islámica dentro del espacio comunitario. Incluso si a Turquía se le permitiera dicha participación plena, tendría que resolver su conflicto territorial con Grecia, admitir su culpabilidad en el genocidio armenio y resolver el conflicto diplomático turcochipriota antes de ser aceptado como miembro de mayor estatus.

El peso de Ángela en la Unión Europea ha sido tan determinante que algunos han asegurado que ella es la líder de facto de dicha comunidad política.

Merkel y el islam

La doctora Merkel también ha tenido que enfrentar problemas internos como la convivencia de sus compatriotas (y ella misma) con los hijos del islam, tal y como ella lo experimentó en una de las entregas de M100 Media Award, reconocimiento lanzado en 2005 «[para distinguir] individuos que han dejado su marca en Europa y el mundo y que están comprometidos con fortalecer la democracia, la libertad de opinión y de prensa, y el entendimiento europeo». La controversia contra la doctora llegó después de apersonarse en la entrega del reconocimiento conferido al caricaturista danés Kurt Westergaard, quien fue condenado por la comunidad islámica debido a 12 dibujos editoriales publicados el 30 de septiembre de 2005 en el diario Jyllands-Posten, en el que presentaba la imagen de su Gran Profeta, y que muchos de sus seguidores interpretaron como un insulto hacia su persona.

Esta visita tuvo lugar cerca de la fecha de un debate muy emocional en Alemania debido a un libro publicado por el senador de Berlín Thilo Sarrazin, en el que condenaba la inmigración islámica.

Para complacer a todas las partes, Merkel defendió al islam además de condenar una anunciada quema de libros sagrados de dicha fe, avisada en Florida (Estados Unidos) por un pastor cristiano.

En enero del 2015, el asunto resucitó cuando la doctora Merkel afirmó públicamente que «el islam es parte de Alemania», durante la visita oficial del primer ministro turco Ahmet Davutoğlu. Dicha declaración motivó la condena de su propio partido, así como de personalidades de la política nacional como el líder parlamentario Volker Kauder, quien replicó que el islam no era parte de Alemania y que los islamitas deberían deliberar sobre por qué hay tantas personas violentas que basan sus acciones en el Corán, libro sagrado de dicha fe.

A comienzos del 2018, con 12 años en el poder, Ángela tuvo que contradecir a su nuevo ministro de Interior, Horst Seehofer, líder de la Unión Social Cristiana (de Bavaria), quien afirmó que el islam no pertenece a Alemania, lo que la Canciller refutó públicamente aclarando que «No hay duda de que nuestro país es históricamente cristiano y judío. También es cierto que el islam se está convirtiendo en parte de Alemania». A esto añadió que los inmigrantes italianos y turcos han jugado un rol importante en la reconstrucción de la posguerra y que ellos y sus familias eran parte de la realidad diaria.

Fueron precisamente los turcos los primeros hijos del islam en la Alemania actual en llegar masivamente, contando unos 4.5 millones de miembros (aproximadamente 5 % de la población total) al momento de Merkel hacer tal aclaración.

Crisis migratoria

Otro gran reto para la doctora Merkel durante su gobierno como canciller alemana ha sido la llamada «crisis migratoria en Europa», entiéndase un continuo número de inmigrantes económicos, refugiados y solicitantes de asilo, víctimas de conflictos armados, cambio climático, persecuciones, pobreza o violaciones masivas de los derechos humanos que intentan llegar o llegan a los Estados miembros de la Unión Europea a través de peligrosas rutas marítimas o terrestres, procedentes de países de África, Asia del Sur, los Balcanes Occidentales y Oriente Medio. En el año 2015 esto totalizó alrededor de un millón de personas, lo que significó la mayor crisis migratoria y humanitaria en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Esta crisis empezó en 2007 con inmigrantes y refugiados procedentes de Oriente Medio y África que cruzaron la frontera entre Grecia y Turquía. El flujo de personas se redujo en 95 % después de la construcción de una valla de cuatro metros de altura con alambre de púas y 10.3 kilómetros de longitud en la mencionada frontera, en la zona que no sigue el curso del río Maritsa. El cierre de esta ruta obligó a los involucrados a crear una ruta marítima que transitara desde el territorio turco hasta las cercanas islas griegas del Egeo.

El año 2015 vio el peor momento de esta crisis con el hundimiento de embarcaciones en el mar Mediterráneo. En este contexto, Merkel aceptó un millón de sirios en calidad de refugiados, quienes huían de la guerra civil de su país y que fueron considerados «excepción humanitaria» por la gobernante. En octubre del mismo año, Horst Seehofer, premier del estado de Bavaria y líder del partido asociado a la gobernante, condenó las políticas migratorias de Ángela asegurando que por su culpa el país se encontraba «sin reglas, sin sistema y sin orden». Para calmar los nervios de sus aliados, gabinete y gobernados, la canciller aseguró que Alemania tenía la fortaleza económica para lidiar con el flujo de inmigrantes, y añadió que no había límite legal del número de extranjeros que el Estado podía aceptar. A final de 2015, gracias a la apertura de fronteras a refugiados de Afganistán, Irak y Siria, Alemania poseía 1.3 millones de personas con distintos estatus jurídicos de protección.

Para calmar los nervios de sus partidarios, la doctora Merkel afirmó el 6 de diciembre de 2016, durante el congreso de su partido, que «una situación como la del verano del 2015 no puede ni debe repetirse; ese es nuestro, y mi, objetivo político declarado».

Pero esto no ha terminado, pues cuando a comienzos de marzo del actual 2020 Turquía anunció la apertura de sus fronteras con Europa, miles de migrantes se pusieron en marcha alterando nueva vez los ánimos de la Unión Europea y, especialmente, de Alemania.

Trofeos históricos

A pesar de las condenas de sus detractores, los logros de la doctora Ángela Merkel son definitivamente más importantes y sobresalientes, tal y como lo han reconocido sus contemporáneos políticos, entre los que se encuentran dos países americanos, tres asiáticos y ocho europeos, así como once universidades de dos continentes que le otorgaron igual número de doctorados honoris causa. Dentro de Alemania posee los records de primera mujer canciller, primer gobernante federal criado en Alemania Oriental, canciller más joven desde la Segunda Guerra Mundial, primer canciller nacido después de la Segunda Guerra Mundial y primer canciller con estudios formales de ciencias naturales.

Dentro de las fronteras europeas, la sociedad civil ha reconocido públicamente los méritos de Merkel, como en 2006 y 2008, otorgándole la Vision for Europe Award y el  Charlemagne Prize, respectivamente, por su labor a favor de la integración continental.

Más allá de Europa, vemos que en Estados Unidos de América también participan de los reconocimientos hacia Merkel: en 2010, el American Institute for Contemporary German Studies, de la Johns Hopkins University, le concedió el Global Leadership Award (AICGS) por su dedicación al fortalecimiento de las relaciones germano-americanas; también le otorgaron la Leo Baeck Medal, del Leo Baeck Institute, por su apoyo a la vida cultural judía y la integración de las minorías en Alemania. En diciembre de 2015, la revista Time la declaró persona del año; la revista Forbes la reconoció dos veces como la segunda persona más poderosa del planeta y en 2019 la declaró la mujer más poderosa del mundo por decimotercera vez, estableciendo un nuevo récord al respecto, mientras que también en 2019 The Atlantic la describió como «el político viviente más exitoso del mundo, basado tanto en logros como en longevidad».

En el mundo angloparlante, la doctora Ángela Merkel ha sido comparada con la otrora primera ministro de Gran Bretaña Margaret Thatcher (la Dama de Hierro), por ser ambas de centro y poseer educación en ciencias.

Orlando R. Martínez es escritor e investigador independiente, redactor y columnista de La Nación y Listín Diario, autor de Cuando un agujero en la pared es una oportunidad de negocios y El suicidio de Trujillo: Reinterpretando el magnicidio del 30 de mayo.

Bibliografía

López, María-Paz, El temor a una «repetición del 2015» endurece a Alemania y Europa, 6-3-2020, La Vanguardia, https://www.lavanguardia.com/internacional/20200306/473980840347/alemania-europa-crisis-migratoria.html.

M100 sanssouci colloquium, http://www.m100potsdam.org/en/m100/m100-media-award/.

Petzinger, Jill, Merkel insists Islam is part of Germany in the first speech of her new term, Quartz, 21 de marzo de 2018, https://qz.com/1234662/angela-merkel-says-islam-is-part-of-germany-in-her-first-major-speech-of-her-new-term/.


MÁS DE ESTE AUTOR


El presidente de los afectos

Hijo de una nueva era de la política lusa que empezó con la Revolución de los Claveles el 25 de abril de 1974, que sustituyó un régimen corporativo por la actual república unitaria semipresidencialista, el abogado, profesor y actual presidente de Portugal Marcelo Rebelo de Sousa ha sorprendido a compatriotas y vecinos continentales por su estilo y carisma que apelan a la cercanía y al afecto.
Leer artículo completo