Artículo de Revista Global 47

El comportamiento electoral en las elecciones presidenciales de 2012

Los resultados electorales de las recientes elecciones presidenciales de la República Dominicana revierten la tendencia a la concentración y el bipartidismo, retrotrayendo el sistema de partidos a la situación del año 2000, cuando tendía al pluralismo limitado. El sistema se hace más competitivo, la diferencia entre el partido más votado y el segundo lugar es cada vez más estrecha.

El comportamiento electoral en las elecciones presidenciales de 2012

La República Dominicana celebró sus comicios presidenciales y de diputados de ultramar el 20 de mayo de 2012, y resultó ganador el Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y sus aliados con 51.21% de los votos. El Partido Revolucionario Dominicano y sus aliados quedó en segundo lugar, con el 46.95% de los votos. Los partidos Alianza por la Democracia, Frente Amplio, Dominicanos por el Cambio y Alianza País se repartieron el restante 1.84%.

El presente artículo tiene como objetivo analizar cuantitativamente, a nivel nacional, provincial y municipal, los resultados de las elecciones presidenciales y de diputados de ultramar celebradas el pasado 20 de mayo. Pretende a la vez comparar la evolución de los indicadores electorales desde el año 2000 hasta la actualidad.

Los indicadores de comportamiento electoral serán la guía de este análisis. Estos indicadores ayudan a hacer una aproximación de la calidad democrática, atendiendo la consideración de O´Donnell (2007: 87) de que las condiciones que prevalecen en muchas de las nuevas democracias latinoamericanas tienden a disminuir, en perjuicio de los sistemas políticos.

Indicadores de comportamiento electoral a nivel nacional

Abstención electoral

La abstención en las elecciones presidenciales y de diputados de ultramar del 20 de mayo de 2012 fue la más alta de los últimos cuatro procesos electorales presidenciales. De una abstención de 23.9% en las elecciones presidenciales del 2000, la República Dominicana pasó a una abstención de 29.77% en 2012. La situación muestra que una parte cada vez mayor de la población va quedando fuera del sistema de representación política.

También habría que añadir que las elecciones presidenciales de 2012 tuvieron el nivel más bajo de crecimiento de la abstención de las elecciones presidenciales del período 2000-2012. Mientras la abstención electoral creció 3.26 puntos porcentuales entre los procesos electorales de 2000-2004, entre 2004-2008 creció 1.48 puntos porcentuales. En 2012 la abstención creció solamente 1.13 puntos porcentuales con respecto a las elecciones de 2008.

Es importante resaltar que la incorporación del voto en el exterior ha impactado significativamente en el aumento de la abstención en los últimos tres certámenes electorales presidenciales. Su implementación en el año 2004 se refleja en el súbito aumento de más de tres puntos porcentuales de la abstención. Desde entonces, la abstención en el exterior pasó de 33% en 2004 a 55% en 2012. Según estos datos, se reduce cada vez más el peso electoral del voto en el exterior y contribuye al aumento de la abstención total.

Fragmentación electoral

La fragmentación electoral permite conocer la relación entre el número de partidos y su competitividad para, de esa forma, establecer cuántos partidos son importantes y cuáles son capaces de armar coaliciones. Como sugieren Oñate y Ocaña (1999), con la fragmentación se puede observar en qué medida el poder político se encuentra disperso o concentrado. La fragmentación toma valores entre 0-1, donde 0 significa que todos los votantes se inclinan por el mismo partido y 1 que cada votante se inclina por un partido distinto.

En la República Dominicana, en las elecciones de 2012 la fragmentación electoral fue 0.68. Esto significa que hubo mayor dispersión del poder político entre los partidos participantes que en las elecciones presidenciales de 2008 y 2004, retrotrayéndose la fragmentación a la situación del año 2000. En otras palabras, con respecto al año 2008, la fragmentación en 2012 creció 0.03 puntos, con respecto al año 2004, 0.02, y volvió a valores similares del año 2000, revirtiendo la tendencia a la concentración.

Tabla 1: Indicadores de comportamiento electoral 2000-2012, nivel nacional

Indicador 2000 2004 2008 2012
Fragmentación 0.68 0.66 0.65 0.68
Número efectivo de partidos 3.14 2.92 2.82 3.08
Concentración 69.44 79.69 83.51 79.86
Competitividad 20.24 18.35 6.37 4.40

Fuente: Elaboración propia, a partir de datos de la JCE.

Número efectivo de partidos

El número efectivo de partidos proporciona una información similar que el índice de fragmentación pero de manera más sencilla, ya que permite apreciar más fácilmente cuántos partidos compiten electoralmente y sus tamaños relativos respectivos. Según Alcántara (1996), a partir del número efectivo de partidos, los sistemas pueden ser clasificados en bipartidistas, pluralismo limitado y pluralismo extremo.

Según los datos de las últimas elecciones presidenciales, el número efectivo de partidos de la República Dominicana pasó de 3.14 en 2000 a 2.92 en 2004. En el año 2008, el indicador descendió 0.10 y se situó en 2.82. El último proceso revirtió la tendencia al bipartidismo que se había verificado en 2004 y 2008, y retornó el sistema a un pluralismo limitado, como en el año 2000.

Concentración del voto

La concentración del voto es la participación porcentual de la suma de los votos obtenidos por los dos partidos más votados en unas elecciones. Permite observar en qué medida los electores distribuyen sus preferencias entre un número elevado o reducido de formaciones políticas.

En la República Dominicana, los dos partidos mayoritarios (PRD y PLD) concentraron el 69.44% de los votos en las elecciones presidenciales de 2000. En 2004 este porcentaje aumentó más de diez puntos y se situó en 79.69%. En 2008, el PRD y el PLD acapararon el 83.51% de los votos, lo que significa que aumentaron su participación en casi cuatro puntos con relación a las elecciones de 2004. En el último proceso electoral, las preferencias estuvieron menos concentradas en los dos partidos principales, de hecho, la concentración decreció 3.65 puntos porcentuales con relación al año 2008 y se situó en 79.86%.

Competitividad

La competitividad mide la diferencia en la proporción de votos entre los dos partidos más votados en un proceso electoral. Dependiendo de la menor o mayor diferencia entre ambos, habrá mayor o menor competitividad.

Los datos electorales de las últimas cuatro elecciones presidenciales muestran una creciente competitividad electoral entre el PRD y el PLD. Mientras la diferencia entre ambos llegó a los 20.24 puntos porcentuales en el 2000, con el triunfo del PRD, en el 2004 disminuyó a 18.35 puntos, con el triunfo del PLD. En las elecciones de 2008, ganadas también por el PLD, se produjo un salto brusco de los niveles de competitividad: el PLD superó al PRD por solo 6.37 puntos porcentuales. Las elecciones del año 2012 son las más competitivas del período de análisis; la diferencia, de partido a partido, entre el PRD y el PLD se redujo a 4.4 puntos a favor del primero que, sin embargo, perdió las elecciones debido a la ventaja que otorgaron los partidos aliados al PLD.

Indicadores de comportamiento electoral a nivel provincial

El análisis de los indicadores del comportamiento electoral a nivel provincial arroja que de las 32 grandes demarcaciones territoriales del país, 20 aumentaron el porcentaje de abstención electoral en 2012, en relación con 2008. La provincia con el mayor porcentaje de abstención fue Santiago de los Caballeros (34.46%), seguida del Distrito Nacional (31.57%). Por el contrario, la de menor porcentaje de abstención fue Independencia, con 19.14%.

Tabla 2: Indicadores del comportamiento electoral 2012, nivel provincial

Provincia Abstención Fragmentación nep Concentración Competitividad
Azua 20.44 0.67 3.01 79.97 11.65
Baoruco 23.33 0.68 3.12 78.70 9.04
Barahona 21.99 0.69 3.22 77.73 5.27
Dajabón 21.34 0.70 3.37 75.42 11.04
Distrito Nacional 31.57 0.66 2.96 81.56 5.30
Duarte 29.34 0.67 3.05 79.70 10.22
El Seibo 26.07 0.71 3.39 75.74 5.70
Elías Piña 24.64 0.69 3.21 77.31 3.71
Espaillat 25.28 0.65 2.86 82.91 6.29
Hato Mayor 25.69 0.71 3.40 75.69 3.21
Hermanas Mirabal 27.56 0.67 2.99 81.20 1.98
Independencia 19.14 0.70 3.35 74.59 4.09
La Altagracia 28.19 0.62 2.66 84.23 18.63
La Romana 28.24 0.69 3.21 78.05 1.77
La Vega 27.16 0.67 3.03 80.04 8.86
María Trinidad Sánchez 24.52 0.66 2.91 80.86 15.30
Monseñor Nouel 28.84 0.71 3.49 74.11 9.07
Monte Cristi 23.30 0.67 3.03 77.20 20.28
Monte Plata 22.00 0.68 3.16 78.95 1.59
Pedernales 29.42 0.66 2.98 80.60 8.08
Peravia 29.56 0.67 3.00 80.12 12.30
Puerto Plata 26.27 0.67 3.07 78.53 14.17
Samaná 24.73 0.71 3.43 72.93 17.55
San Cristóbal 24.33 0.70 3.33 76.31 1.63
San José de Ocoa 23.66 0.68 3.11 77.99 13.11
San Juan 23.38 0.65 2.87 82.80 6.06
San Pedro de Macorís 31.15 0.68 3.17 78.65 2.81
Sánchez Ramírez 23.05 0.71 3.48 71.96 14.24
Santiago 34.46 0.68 3.08 79.40 9.28
Santiago Rodríguez 21.73 0.68 3.14 78.96 3.60
Santo Domingo 30.63 0.67 3.00 81.14 2.70
Valverde 25.82 0.67 3.07 77.80 18.24

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la JCE.

La fragmentación se mantuvo alrededor de la media (68) en la mayoría de las provincias. Las provincias en las que el poder político estuvo más concentrado fueron:

  • La Altagracia (62), donde el prd fue el partido más votado y resultó ganador.
  • Espaillat (65), donde el prd fue el partido más votado, pero resultó ganador el pld por la suma del voto de los aliados.
  • San Juan de la Maguana (65), donde el pld fue el partido más votado y resultó ganador.

Cinco provincias tuvieron una fragmentación de 0.71, la más alta del país; en todas ellas el prd fue el partido más votado y solo en una el pld ganó con el voto de los partidos aliados:

  • El Seibo, donde el prd fue el partido más votado y resultó ganador.
  • Hato Mayor, donde el prd fue el partido más votado pero resultó ganador el pld por el voto de los partidos aliados.
  • Monseñor Nouel, donde el prd fue el partido más votado y resultó ganador.
  • Samaná, donde el prd fue el partido más votado y resultó ganador.
  • Sánchez Ramírez, donde el prd fue el partido más votado y resultó ganador.

En consonancia con su baja fragmentación, La Altagracia fue la provincia en que el número efectivo de partidos (NEP) tuvo su más bajo índice, marcando tendencia al bipartidismo. Pero, en general, todas las demás provincias se alinearon al pluralismo limitado que predominó a nivel nacional.

La Altagracia también tuvo el récord de ser la provincia con mayor concentración del voto. El PRD y el PLD acapararon el 84.23% de los votos válidos emitidos en esa provincia. Este resultado es coherente con su baja fragmentación y su bajo número efectivo de partidos.

Sánchez Ramírez y Samaná son las provincias donde el PRD y el PLD tienen menos influencia. La concentración del voto en esas provincias fue de 71.9 y 72.9, respectivamente. En Sánchez Ramírez, el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) y el Movimiento Democrático Alternativo (Moda) fueron los más beneficiados con la dispersión del voto; en Samaná, el PRSC y varios pequeños partidos aliados al PRD y al PLD. En ambos casos, el PRD obtuvo más votos y ganó las elecciones, por lo que el PLD resultó el menos favorecido con la dispersión.

La mayor incidencia de los partidos emergentes (Alianza por la Democracia, Frente Amplio, Dominicanos por el Cambio y Alianza País) estuvo en los grandes centros urbanos: Distrito Nacional, Santiago, San Pedro de Macorís, Duarte, La Romana y Santo Domingo. Pero aun en estos lugares el voto de los partidos emergentes no llegó a captar el 4% del total.

La competitividad electoral, como se dijo, busca determinar el margen entre los dos partidos más votados. Cuanto más estrecha es la diferencia entre ambos, más competitiva se considera la elección. En tres provincias, la diferencia partido a partido entre el prd y el pld fue de menos de dos puntos porcentuales: Monte Plata (1.59), San Cristóbal (1.66), La Romana (1.77) y Hermanas Mirabal (1.98). En las cuatro provincias ganó el pld y sus aliados, pero solo en La Romana superó al prd, partido a partido, en número de votos.

Las cuatro provincias con menos competitividad o ganadas más fácilmente fueron: Monte Cristi, La Altagracia, Valverde y Samaná. En todas resultó más votado y ganador el prd.

Indicadores de comportamiento electoral de ultramar

El voto en el exterior fue incorporado en 2004 e incide de manera directa en el comportamiento electoral dominicano. Su peso actual en el padrón electoral es de 5.1%.

En este aspecto, en las elecciones de 2012 el país de mayor abstención electoral fue Holanda (72.62%), mientras que el de menor fue Panamá (45.27%). En el gráfico se puede observar que la abstención se incrementó en todos los países, de 2008 a 2012, exceptuando España, donde disminuyó la abstención en 5.5 puntos porcentuales.

En las elecciones de 2012, la fragmentación del voto en el exterior fue menor que en el país. Osciló entre 0.54, en Suiza, y 0.65, en Canadá. Coherente con este dato, en el exterior se registró una fuerte tendencia al bipartidismo, al contrario de lo sucedido en la isla, donde se tendió a un pluralismo limitado.

Los mayores niveles de concentración de todo el proceso electoral se registraron en Suiza e Italia, donde prd y pld juntos se alzaron con más del 90% del total de votos.

Tabla 3: Indicadores del comportamiento electoral 2012, nivel ultramar

Localidad Fragmentación nep Concentración Competitividad
Estados Unidos 0.59 2.45 89.49 11.97
Venezuela 0.61 2.55 88.47 1.35
España 0.60 2.51 89.07 0.15
Canadá 0.65 2.86 83.02 4.62
Panamá 0.63 2.73 82.44 18.82
Suiza 0.54 2.16 94.74 16.08
Italia 0.58 2.39 91.38 0.30
Holanda 0.62 2.63 86.96 2.30
Antillas Menores 0.60 2.48 89.51 4.83

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la JCE.

El voto en el exterior en las elecciones presidenciales de 2012 fue muy competitivo, especialmente en países como España e Italia. En España el PRD superó al PLD por 0.15 puntos porcentuales; mientras que en Italia, el PLD superó al PRD por 0.3. Ambas plazas fueron ganadas por el PLD con el aporte de los aliados.

Panamá y Suiza fueron las plazas de ultramar con menos competitividad. Las dos localidades del exterior fueron las plazas más cómodamente ganadas por el PLD de todo el proceso electoral. Partido a partido, el PLD superó al PRD por 18.8 puntos en Panamá y por 16.1 en Suiza.

Resultados electorales 2012, nivel municipal

Los resultados de las pasadas elecciones a nivel municipal confirman una vez más el éxito de la política de alianzas del PLD, pero muestran también la del PRD a nivel municipal.

El PLD, como partido, solamente ganó 27 de 155 municipios, aunque con sus aliados ganó 84. El PRD, como partido, ganó 128 municipios, pero sus aliados solo le permitieron retener el triunfo en 71. Es importante decir que el PRD, como partido, ha ganado más municipios que el PLD en los últimos procesos electorales. En este proceso de 2012, el PLD redujo su cantidad de votos en muchos municipios, mientras que el PLD la vio aumentar.

Se debe resaltar que en los últimos años la población ha crecido considerablemente en algunos municipios. Este crecimiento, para fines de decisión electoral, se concentra en unos 25 municipios, entre estos: Bajos de Haina, Azua, Baní, Barahona, Boca Chica, Distrito Nacional, Santo Domingo Este, Norte y Oeste, Nagua, Santiago, Puerto Plata, San Juan, San Pedro de Macorís, San Francisco de Macorís, San Cristóbal, La Vega, por solo mencionar los más poblados.

El aumento de la población votante en estos municipios ha sido decisivo en las tres últimas elecciones. Ellos aportan la mayor cantidad de votos. Por ejemplo, en las elecciones municipales de 2010 representaron el 62% de los votos válidos, unos 2,120,596. En la última elección presidencial estos municipios representaron el 64.5%, con un aporte de 2,927,608 votos válidos.

Sin embargo, en cada elección el favor de los votantes en estos municipios tiende a cambiar de un partido a otro. Existen diversas explicaciones relacionadas con este cambio del voto. Algunas tienen que ver con el nivel de cumplimiento de promesas de los partidos en dichas demarcaciones territoriales. También con el deterioro de los liderazgos municipales de los partidos políticos. Muchos líderes, después de obtener el triunfo, se alejan de la población y solo regresan para la próxima campaña electoral.

El hecho incide en que la población emita un voto de castigo contra las autoridades de turno. Esto se da a pesar de que algunos de los municipios, por tradición, se identifican con uno u otro partido político.

A diferencia de anteriores elecciones, en 2012 algunos municipios aumentaron su cantidad de votos a parte de los 25 mencionados anteriormente, entre los que se encuentran Jarabacoa, Constanza y Villa Altagracia. En estas elecciones aportaron alrededor de cien mil votos válidos.

Al revisar los aportes de los 25 municipios en otras elecciones se puede observar lo siguiente: en las elecciones de 2006, el prd como partido obtuvo nueve de estos municipios, el PLD, 13. En esa contienda, el Partido Revolucionario Independiente (PRI) y el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) obtuvieron los tres restantes.

Pero con las alianzas el PLD bajó a 11, mientras que el prd subió a 10. En estas elecciones, los reformistas y perredeístas estaban unidos por la “Alianza Rosada”. Por los resultados obtenidos, esta alianza no logró sus objetivos. Luego de concluido el proceso electoral quedó disuelta.

En las elecciones posteriores, el PRD y el PRSC no han concurrido aliados; el PRD solo ha logrado el apoyo de algunos dirigentes reformistas. En cambio, el pld ha mantenido su alianza.

En 2008, en las elecciones presidenciales, los peledeístas idearon el llamado “Frente Patriótico”. El mismo aglutinó diversas fuerzas que lograron el triunfo del presidente Leonel Fernández.

En esta ocasión, el comportamiento de los partidos en los 25 municipios de mayor número de votantes fue: PLD con aliados ganó en 22 municipios, PRD, en 3. Pero en el plano individual como partidos tenemos que el PLD obtuvo 16 municipios, el PRD, 8 y el PRSC, 1.

Las alianzas del PLD continuaron en las elecciones de 2010. En este proceso, los puestos titulares a elegir aumentaron a 2,248. El pld y el PRSC juntos alcanzaron el 48% de los cargos. El PRD demostró su fortaleza al obtener el 42%. El 10% restante se distribuyó entre partidos minoritarios.

En cuanto a los municipios más grandes, en 2010 el PRD sin alianzas obtuvo el mayor número de votos en 18, el PLD 5 y el PRSC 2. Con alianzas, el PLD ganó en 9, el PRD bajó a 14 y el PRSC se quedó con 2.

Cuando evaluamos el desempeño del prd en el total de los 155 municipios, encontramos que sin alianzas obtuvo la mayor votación en 105 de ellos. El PLD en 45 y el PRSC en 5. Pero con las alianzas el PLD aumenta a 77 más 16 de sus aliados los reformistas, mientras que el prd baja a 57 municipios.

Tabla 4: Municipios de mayor votación, elecciones 2012

Municipios Votos válidos PRD y aliados % PLD y aliados %
Azua 47,802 24,316 50.87 23,219 48.57
Bajos de Haina 53,915 25,767 47.79 27,310 50.65
Baní 74,996 38,589 51.45 35,717 47.63
Barahona 38,604 17,037 44.13 21,171 54.84
Boca Chica 46,830 24,873 53.11 21,385 45.67
Bonao 65,572 33,476 51.05 30.779 46.94
Cotuí 42,771 21,694 50.72 20,641 48.26
Distrito Nacional 528,134 219,692 41.60 289,624 54.84
El Seibo 30,259 14,922 49.31 15,117 49.96
Hato Mayor 33,051 14,424 43.64 18,328 55.45
Higüey 78,525 43,392 55.26 34,284 43.66
La Romana 84,013 36,541 43.49 45,359 53.99
La Vega 129,030 64,132 49.70 62,677 48.58
Los Alcarrizos 85,583 34,287 40.06 50,139 58.59
Mao 38,804 20,538 52.93 17,610 45.38
Moca 96,739 46,631 48.20 48,044 49.66
Puerto Plata 75,227 37,300 49.58 36,249 48.19
San Cristóbal 110,871 45,410 40.96 63,715 57.47
San Francisco de Macorís 96,912 48,121 49.65 45,895 47.36
San Juan de la Maguana 71,549 29,646 41.43 41,358 57.80
San Pedro de Macorís 89,709 39,010 43.49 48.119 53.64
Santiago 309,906 152,185 49.11 146,004 47.11
Santo Domingo Este 363,101 161,299 44.42 193,136 53.19
Santo Domingo Norte 180,499 78,376 43.42 99,087 54.90
Santo Domingo Oeste 147,208 60,429 41.05 83,611 56.80

Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la JCE

Observaciones finales

Los resultados electorales de las elecciones presidenciales dominicanas del 20 de mayo de 2012 revierten la tendencia al bipartidismo observada en las elecciones de 2004 y 2008. El sistema de partidos retoma la tendencia al pluralismo limitado, como era en el 2000.

Indicadores como la fragmentación y el número efectivo de partidos volvieron a valores similares a los del 2000; la concentración descendió con respecto a las elecciones presidenciales de 2008 y 2004, y también tendió a los valores del 2000. El indicador que marcó la diferencia en las elecciones de 2012 fue la competitividad; entre las elecciones de 2000 y las de 2012, la diferencia entre el partido más votado (el prd en ambas ocasiones) y el siguiente (el pld también en ambas) pasó de 20.2 puntos porcentuales a 4.4.

En el plano provincial se destaca que en las elecciones presidenciales de 2012, de las 31 provincias y el Distrito Nacional, 20 aumentaron el índice de abstención electoral, en comparación con 2008. Igualmente, se observa que las elecciones dominicanas tienden a ser cada vez más competitivas. La diferencia entre el partido ganador y el segundo se redujo de 20 puntos en 2000 a 4 puntos en 2012.

A nivel municipal, el Distrito Nacional demostró una vez más ser lugar estratégico para ganar las elecciones; aportó el 12% del total de votos obtenidos por el PLD, y solo el 10% de los votos del PRD. Santo Domingo Este, el segundo municipio con mayor número de votantes, aportó el 8% de los votos del pld y el 7% de los del PRD. Santiago fue el tercer municipio que más votos aportó a ambos partidos, pero en este caso el PRD fue el partido más beneficiado: obtuvo el 7% de su caudal de votos, mientras que de los votos del PLD, 6% provino del municipio de Santiago.

Serafino de la Cruz Álvarez es licenciado en Sociología por la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Especialidad en Mercadotecnia. Máster en Ciencias Políticas para el Desarrollo, Universidad de Salamanca. Docente de la Escuela de Sociología de la UASD. Coordinador de la Unidad de Gobierno Local del OPD. Asesor y consultor social.

Melissa Marcelino es licenciada en economía por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo, con mención magna cum laude. Cursó la maestría en Ciencias Políticas para el Desarrollo en la Universidad de Salamanca-Instituto Global de Altos Estudios de Ciencias Sociales (2011). Es investigadora asociada del Observatorio Político Dominicano. En la actualidad se desempeña también como primera secretaria de la Embajada de la República Dominicana en Francia, encargada de los asuntos administrativos y protocolares ante el Ministerio de Asuntos Exteriores y Europeos de Francia.

Julián Valdés es doctor en Filosofía por la Pontificia Universita San Tommaso d’Aquino, Roma. Docente de las escuelas de Filosofía y Sociología de la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Director del Observatorio Político Dominicano.

Bibliografía

Alcántara, Manuel (1996): “Elecciones, electores y partidos en América Latina en la década de 1990”, América Latina, Hoy, Salamanca (España).

Oñate, Pablo y Ocaña, Francisco A. (1999): “Análisis de datos electorales”, Cuadernos Metodológicos, núm. 27, Madrid, Centro de Investigaciones Metodológicas.

O´Donnell, Guillermo (2007): “Delegative Democracy”, Journal of Democracy. 5, 1.

Junta Central Electoral: <www.jce.gob.do>.


MÁS DE ESTE AUTOR


La black theology de Marcus Garvey

La Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 2011 como Año Internacional de los Afrodescendientes, con la finalidad de promover “un mayor conocimiento y respeto de la diversidad de su herencia y su cultura”. En tal contexto, este artículo busca recuperar una parte del pensamiento de uno de los caribeños de más renombre en la lucha por los derechos de los afrodescendientes. Sus ideas incidieron en el imaginario de los negros de todo el mundo, en movimientos como Black pride, Back to Africa y Rastafari, y motorizaron la conquista de derechos civiles y políticos. Marcus Moses Garvey no fue teólogo, pero su compromiso social y político fue fruto de su fe, y su fe a la vez fue enriquecida por su incansable lucha de liberación. Fruto de esta dialéctica entre lo que algunos llaman ortodoxia y ortopraxis, Garvey desarrolló una reflexión teológica propia, dispersa y latente en sus escritos
Leer artículo completo