Artículo de Revista Global 53

Informe del archivo de música sacra y festiva de las comunidades liboristas

El objetivo de esta investigación es preservar los diferentes géneros musicales que se ejecutan en las celebraciones liboristas del Calvario de Liborio Mateo y la Agüita de Liborio, en San Juan de la Maguana. Se trata de un detallado registro del trabajo que ha venido realizando la folclorista dominicana y que se encuentra digitalizado gracias a un fondo donado por la Fundación Grammy. Es posible acceder al archivo que presenta este informe a través del Archivo General de la Nación en la República Dominicana.

Informe del archivo de música sacra y festiva de las comunidades liboristas

Introducción

Este archivo de audio es una colección de grabaciones de campo en el ámbito cultural dominicano. Constituye una parte fundamental de la memoria histórica, de la religión popular y de la música folclórica dominicana. Surge del trabajo de investigación que he realizado como folclorista y cantautora, y de mi interés en la localización de material del folclor musical dominicano tanto para su desarrollo creativo como para su preservación. En el 2012, la Fundación Grammy me otorgó una subvención para la planificación y ejecución de la preservación digital de la colección, la cual se completó en noviembre de ese año. El consultor y gerente del proyecto fue el archivista y etnomusicólogo Jorge Arévalo Mateus, y la digitalización de las grabaciones se llevó a cabo en DuArt, en Nueva York, bajo la supervisión de Carmen Borgia, vicepresidente de producción de audio. Se donó una copia de la colección al Archivo General de la Nación en la República Dominicana en abril del 2013, que está a disposición del público en general. Las grabaciones originales y una copia se encuentran en proceso de donación a la Wesleyan University, en los Estados Unidos.

Metodología

La metodología utilizada fue la observación participativa durante actividades cotidianas y en oportunidades únicas. La información se recolectó mediante grabaciones audio de la música y de las entrevistas personales. Durante la investigación también se realizaron fotografías, y posteriormente se amplió la documentación visual por medio de fotografías y de un video. Este archivo sirve de aporte a los estudios de la música folclórica dominicana, a las tradiciones orales, a la religiosidad popular dominicana y a la historia en general.

Documentación: Grabaciones

Participantes en la documentación de campo:

Grabaciones audio, música y entrevistas: Irka Mateo

Fotografía: Karol González, Rafael Núñez Cedeño, Pedro Amorós

Video: Robín Paredes

¿Quién fue Liborio Mateo?

Liborio Mateo (1876-1922) fue un campesino iletrado del suroeste de la República Dominicana, área que ha sido considerada como centro político y espiritual, y, al mismo tiempo, de rebeliones desde los tiempos prehispánicos. La leyenda cuenta que desapareció de su comunidad de una manera misteriosa para retornar como mesías. Se dice que realizó numerosos milagros de sanación. Su liderazgo espiritual coincidió con un período de aguda transición en la sociedad dominicana, lo cual lo llevó a ser un defensor de los campesinos, que habían sido violentamente despojados de sus tierras. Más tarde, su liderazgo lo conduciría a ser blanco de persecuciones por parte de la primera ocupación norteamericana de la República Dominicana (1916-1924), hasta que cayó asesinado en combate en 1922. A pesar de que el liborismo todavía está rodeado de un aura de tabú, la devoción a Liborio continúa. Su santuario es visitado por peregrinos de todo el país y del extranjero. Entre sus seguidores se le conoce como «el santo vivo de Maguana» y se espera su regreso. En la República Dominicana, la historia lo considera como el personaje folclórico más importante del siglo xx.

Contenido del archivo

Para su conservación se digitalizaron treinta y dos horas de grabación de campo recogidas entre el 2001 y el 2004, teniendo como resultado el primer archivo que ha documentado todos los géneros de música que se reproducen en las comunidades liboristas. La colección recoge siete géneros de la música folclórica, sagrada y festiva, del suroeste dominicano, específicamente de las provincias de San Juan de la Maguana y Azua. También incluye un conjunto de entrevistas que entrelazan la continuidad religiosa de los dos movimientos (uno iniciado en 1908 por Liborio Mateo y otro en 1961 por León y Plinio Ventura Rodríguez), los sitios de peregrinación de esta religión, la historia personal de los misioneros de los últimos cincuenta años, el nacimiento de dos nuevos líderes, el surgimiento de un nuevo músico en una de las comunidades y el seguimiento del calendario de celebraciones a través de los años. Este archivo tendrá un impacto en la etnomusicología dominicana, la religión popular, las tradiciones orales y los estudios de la historia de este fenómeno religioso y social.

La mayor parte de la música folclórica, sagrada y festiva, de la República Dominicana se realiza durante las fiestas y ceremonias de la religiosidad popular, aunque los ritmos festivos se tocan también en las reuniones sociales. Es el resultado de una mezcla de las herencias que han dado forma a los géneros de música dominicana desde los tiempos precoloniales; por lo tanto, esta religión es sincrética, un híbrido de cristianismo popular mezclado con los elementos religiosos indígenas y africanos. Dado que la religiosidad popular dominicana tiene diferentes vertientes, el objetivo de esta colección de música y entrevistas es documentar la religión popular liborista y sus singulares tradiciones musicales y creencias.

Estas grabaciones contienen música, entrevistas, conversaciones, la vida diaria del Calvario y celebraciones especiales del calendario de fiestas. Fueron llevadas a cabo principalmente en el Santo Calvario de Liborio Mateo –durante los rituales, ceremonias y eventos de la vida cotidiana–; en la comunidad de Maguana Arriba (San Juan de la Maguana), lugar de nacimiento de Liborio Mateo; en la Agüita de Liborio; en la iglesia católica de San Juan Bautista, y en el altar de la misionera Zuna (fallecida).

El Santo Calvario de Liborio Mateo

En este lugar se concentró la mayor parte de la documentación. Aquí se encuentra el Calvario, el altar y una enramada. Las actividades cotidianas que se realizan en el Santo Calvario son: el izado de la bandera dominicana; el ritual de la cruz de agua que incluye oraciones a San Nicolás del Sol, al amanecer y al atardecer, para la protección diaria del mundo (se vierte agua desde un recipiente al piso de tierra del espacio que ocupa el centro de peregrinación); el encendido de velas y riego de la piedra sanadora; los rosarios dos veces a la semana, martes y viernes; el recibimiento de los misioneros en el altar para bautizarlos en la fe de Liborio y darles el permiso (el paso) para el baño en la Agüita de Liborio o Naranjal; y el recibimiento de misioneros para consultas de sanación directamente con Cirilo de la Rosa (Hernández), quien prepara botellas de hierbas y raíces curativas, o con Reyna Jiménez, que realiza ensalmos y utiliza la piedra sanadora, probablemente reminiscencia del cemismo taíno (esta piedra de unos dos metros de largo y medio de ancho alivia a las embarazadas y a las personas con problemas de riñón). El tratamiento se reduce a permanecer un tiempo sentado en la piedra mientras Reyna se concentra en la oración, ya que de acuerdo a ella esta piedra tiene inscritas señales divinas.

En el altar también se efectúan los rosarios y se lleva a cabo la parte religiosa de las celebraciones especiales. Este espacio también se usa como habitación de los misioneros que reciben tratamientos de sanación, ya sea por Reyna o por Hernández, o que necesitan tres baños consecutivos en la Agüita de Liborio para recibir la sanación del Maestro. La enramada sirve de lugar de esparcimiento de la familia, misioneros y visitantes, y en ella se realiza la parte festiva de las celebraciones de la religiosidad popular.

Otro ritual diario documentado es la visita de Andrés Medina, primo de Reyna, y uno de los misioneros y cuidadores de la Agüita de Liborio. Cada día a las seis de la mañana hace una parada para tocar unos palos reglamentarios a Liborio Mateo enfrente del Calvario y tomar un café preparado por Reyna, antes de seguir cumpliendo su misión en la Agüita o Naranjal.

Las celebraciones de religiosidad popular que se llevan a cabo en el Centro de Peregrinación del Santo Calvario de Liborio Mateo son la fiesta a los Reyes Magos el día 6 de enero y la fiesta a San Juan Bautista el 24 de junio. Para estas ocasiones se limpia y decora el recinto donde se recibe a los misioneros, y el día de la celebración se ora y se efectúan los tres toques reglamentarios de palos a Liborio Mateo y al Espíritu Santo, tras lo cual se procede a la parte festiva de la celebración en la que se intercalan partes religiosas. En estas fiestas, que se extienden desde las nueve de la mañana hasta la seis de la tarde, se acostumbra a ofrecer a los visitantes platos como el chenchén con habichuelas y el chivo guisado propio de la región.

En la documentación también se encuentran entrevistas y conversaciones con Reyna y Hernández, misioneros y cuidadores del Calvario; conversaciones de los misioneros con los líderes religiosos; trabajos cotidianos en el calvario; y música de acordeón ejecutada espontáneamente por Hernández en el Calvario, acompañado a veces de su hijo el Mello, nuevo músico surgido en la comunidad, multi-instrumentista y cantante. También escuchamos música ejecutada por los niños de la comunidad con el Mello en el acordeón, por los misioneros de la comunidad y los misioneros visitantes cuando acuden al Calvario, y la interpretada en las novenas y durante los días de los Santos Reyes Magos y San Juan Bautista. Finalmente, se incluyen actividades nocturnas de esparcimiento consistentes en cuentos y chistes en la enramada, en las que participan los niños y adultos de la comunidad.

Misioneros y cuidadores del Santo Calvario

Reyna Alejandro Jiménez fue la misionera/cuidadora del Calvario durante 40 años, hasta su muerte el tres de enero del 2008. Ella tuvo una revelación en sueños donde Liborio le pedía sustituir a su hermano Bartolo, que estaba muy enfermo. Reyna, que en ese entonces vivía en el pueblo de San Juan, dejó atrás su familia y se instaló en Maguana Arriba para cumplir su misión de cuidar el Centro de Peregrinación del Santo Calvario de Liborio Mateo y recibir a los misioneros que buscan la sanación del Maestro. Vivía de las limosnas de los misioneros, que al igual que ella eran personas de escasos recursos, hasta que murió de cirrosis por desnutrición a la edad de aproximadamente 86 años.

En el 2001, Hernández llegaba desde Santiago Rodríguez al Calvario guiado por un sueño similar. Acompañado de su esposa Carmen y su familia, caminando por los senderos de las lomas durante tres días y sus noches, alojado y alimentado por los misioneros que viven en estos parajes, iba a instalarse en el Calvario para cumplir su misión. Al año siguiente de vivir y dormir en la enramada, a la intemperie, pudo erigir una casa en los terrenos del Santo Calvario. Reyna, que hasta ese entonces vivía en la comunidad de Maguana en Medio, pasó a vivir con ellos. Durante los próximos siete años, esta se convertiría en la mentora de Hernández y Carmen, por designio divino, hasta que a su muerte ellos la sustituyeron como los misioneros/cuidadores del Calvario.

La Agüita de Liborio

Se considera que la Agüita de Liborio es un lugar sagrado de sanación, pues allí comenzó a curar el maestro Liborio Mateo. Desde entonces, el agua mantiene su corriente energética sanadora. Sin embargo, este centro de peregrinación había caído en desuso cuando la misión liborista pasó a ser secreta debido a las persecuciones en los tiempos en que vivía Liborio Mateo. León  R. Ventura Rodríguez, el Mellizo de Palma Sola, testificó como reactivó, junto a otros siete hombres, la corriente sanadora por un mandato que Liborio le dio en sueños.

En la documentación de la Agüita de Liborio podemos encontrar igualmente la celebración religiosa y festiva del Año Nuevo del 2002 realizada por Hernández, Carmen y su familia, junto a otros misioneros, como también las entrevistas a Andrés Medina y Ernesto Jiménez –ambos emparentados con Reyna Alejandro Jiménez–, y a músicos y cuidadores/misioneros de la Agüita de Liborio o Naranjal. Estas entrevistas versaron sobre el llamado de Liborio, recibido igualmente en sueños, para hacerse cargo de la misión de cuidar este recinto y acoger a los misioneros que buscan la sanación. Andrés Medina nos cuenta sobre la creencia de que la Agüita de Liborio o Naranjal es la residencia de la Reina Anacaona, quien también se considera Reina del Valle de San Juan. Anacaona vive en la cuevita de donde brota el agua del nacimiento del río, convertida en jaiba, y es la guardiana de la Agüita. Si un misionero ve a Anacaona tendrá la suerte de sanarse aún más rápido, por lo que estos la buscan como parte del ritual del baño para alcanzar esa gracia.

Altar de Zuna

Otras grabaciones incluyen música en la celebración del cumpleaños de Liborio Mateo en el altar de la devota Zuna, en Maguana Arriba, procesiones dirigidas por ella y conversaciones sobre la vida de Liborio.

Iglesia de San Juan Bautista

Se documentó la música de palos tocada por los misioneros en el patio de la iglesia de San Juan Bautista, en Maguana Abajo.

Palma Sola, San Juan de la Maguana

Se incluyó una entrevista a Hungría, de la Fundación Palma Sola, en el recinto de la misión palmasolista, quien estuvo acompañado del Mellizo, León Ventura Rodríguez. Este testimonio versa sobre la secuencia de los acontecimientos del día de la matanza. La entrevista tuvo lugar el 28 de diciembre del 2001 en el cincuenta aniversario de «la Guerra», como es conocido este acontecimiento entre los palmasolistas.

Jinova y Jaquimelles, San Juan de la Maguana

Se puede encontrar documentación de la poesía liborista, grabaciones de la jucusión –variante de la comarca–, tocada con tres tamboras, en las fiestas de la Virgen de la Altagracia y San Antonio, así como conversaciones con los misioneros sobre las familias del lugar, y leyendas indígenas.

La Higuera

En un viaje por la Cordillera Central para identificar los lugares por donde pasó Liborio cuando era perseguido, acampé varios días en la comunidad de La Higuera, dedicada a la caza de los puercos cimarrones y la agricultura. Allí me entrevisté con el misionero Elías, quien me explicó cómo se confecciona el palo de piñón usado por Liborio en sus jornadas de sanación.

Altar de Lela, Guayabal

Se presentan grabaciones realizadas en el altar de Lela en las fiestas liboristas a San Benito, en la comunidad de Guayabal, en la provincia de Azua. Estas grabaciones incluyen conversaciones con los pobladores del lugar sobre el calendario de fiestas religiosas de la región, presentación de los músicos, y despliegue de un repertorio devocional de música de palos liborista.

Géneros musicales que se conservan en la colección

Música sacra liborista: Las letras de los palos, la comarca y la jucusión, junto a su variante con tres tamboras, son canciones devocionales a Liborio Mateo y a los Santos, especialmente al Espíritu Santo y al niño Jesús. La música sacra se ejecuta tanto con el grupo de acordeón como con el grupo de percusión. A continuación, los diferentes géneros e instrumentación:

Grupo de acordeón:

Comarca: acordeón, marimba o palo, tambora, güiro y maracas

Jucusión: acordeón, marimba o palo, tres tamboras, güiro y maracas

Grupo de percusión:

– Palos: tres tambores y güiro

Música festiva del suroeste: Estas canciones hablan del amor y de eventos de la comunidad, aunque también pueden incluir estrofas devocionales. La música festiva se ejecuta tanto con el grupo de acordeón como con el grupo de percusión. A continuación, los diferentes géneros e instrumentación:

Grupo de acordeón:

– Mangulina: acordeón, marimba o palo, tambora y güiro

– Carabiné: acordeón, marimba o palo, tambora y güiro

– Merengue sureño: acordeón, marimba o palo, tambora y güiro

– Bachata: acordeón, marimba o palo, tambora y güiro

Grupo de percusión

Palos: tres tambores y güiro

Entrevistas

Los líderes religiosos y misioneros entrevistados fueron:

– León Rodríguez, «El Mellizo de Palma Sola», leyenda viva del Movimiento Liborista 1960.

– Hungría, informante de la Fundación Palma Sola, que hizo un recuento de la masacre de Palma Sola.

– Reyna Jiménez, fallecida. Misionera y cuidadora del Calvario de Liborio Mateo desde 1961, aproximadamente, hasta el 2007.

– Cirilo de la Rosa (Hernández), líder misionero cuidador del Calvario de Liborio Mateo a partir de la muerte de Reyna en el 2007.

– Zuna, fallecida. Misionera y dueña de la fiesta de la celebración del cumpleaños de Liborio Mateo y San Expedito.

– Andrés Medina, misionero y cuidador de la Agüita de Liborio.

– Ernesto Jiménez Romero, misionero y cuidador de la Agüita de Liborio.

– Misioneros y músicos de Guayabal, en Azua.

Irka Mateo es cantautora y folclorista. Ha participado en importantes clubes y festivales internacionales. Su producción discográfica Anacaona se colocó en los Top 10 en varios países y fue considerada uno de los mejores discos del mundo por el Music Charts Europe. Documentó la música folclórica dominicana de la República Dominicana de 1997 al 2007. Por sus investigaciones ha obtenido el Preservation and Archive Grant 2012 del Grammy Foundation y el Community Arts Grant 2012 del Brooklyn Arts Council.

Bibliografía

Davis, Martha Ellen (comp.): La ruta hacia Liborio: mesianismo en el sur profundo dominicano, República Dominicana: Editora Manatí, 2004.

Davis, Martha Ellen (dir.): Papá Liborio, el santo vivo de la Maguana (video), República Dominicana, 2003.

El suroeste dominicano: encrucijada de Quisqueya y ombligo del mundo (video), República Dominicana, 2004.

Martínez, Lusitania: Palma Sola: Su geografía mítica y social, República Dominicana: Ediciones CEDEE, 1991.

Nota: Este archivo está dedicado a la memoria de Reyna Alejandro Jiménez, misionera y cuidadora del Santo Calvario de Liborio Mateo desde 1961, aproximadamente, hasta el 2007.