Artículo de Revista Global 5

Las palabras: Para entender la cultura hoy

La cultura, como tema, cobra desde hace rato en el mundo nuevos ribetes. Tal vez para los dominicanos y las dominicanas que, por años, se han integrado al proceso de desarrollo cultural desde distintas vertientes y géneros, la nueva forma de abordar los temas de la cultura resulten novedosos. De hecho, los hay que ni siquiera comprenden las nuevas acepciones y, mucho menos, los nuevos retos del fenómeno cultural.

Las palabras: Para entender la cultura hoy

La cultura, como tema, cobra desde hace rato en el mundo nuevos ribetes. Tal vez para los dominicanos y las dominicanas que, durante años, se han integrado al proceso de desarrollo cultural desde distintas vertientes y géneros, la nueva forma de abordar los temas de la cultura pueden resultar novedosos.

Acostumbrados como hemos estado, por largos decenios, a llegar tarde a las “citas de la historia”, los hombres y las mujeres del ámbito cultural dominicano han comenzado a escuchar sobre estos nuevos temas desde tiempo muy reciente, cuando en verdad se trata de aspectos que ya llevan años de debate y aplicación en otras latitudes.

Términos como “ciudadanía cultural”, “industrias culturales”, “economía y cultura”, “ocio cultural”, son, a decir verdad, temas nuevos en nuestro territorio. Unos pocos han expuesto y abordado estos temas de forma reciente, cuando otros muchos, los más, lo desconocen e, incluso, parecen seguir ignorándolos.

Dietrich Schwanitz escribió un libro, sin duda, memorable. Una especie de Biblia resumida del proceso cultural, tanto por los hechos que toma como ejemplos de su proceso de análisis, como por el planteamiento central que norma su obra y que no es otro que el de configurar una relación dinámica de la gente de nuestro tiempo con la cultura como fenómeno histórico.

El libro del alemán Schwanitz La Cultura, todo lo que hay que saber es una contribución fundamental para entender “la cultura” como un todo orgánico del ser humano y su andadura, y es también, a causa obviamente de lo anterior, un manual de examen sobre los diferentes procesos históricos: los cómo y por qué de los mismos, la manera de comportarse el ser humano frente a determinados avatares sociales, económicos y políticos, y los modos de enfocar el hecho histórico desde sus episodios trascendentes y vitales, partiendo de la propia antigüedad fundacional –Viejo y Nuevo Testamento– hasta la epopeya de la modernización; desde el surgimiento de los Estados hasta los procesos revolucionarios; desde el arte, la música, la literatura, hasta la filosofía, las ideologías, las cosmogonías, las teorías.

Todo el proceso transformador del mundo y de sus habitantes es examinado por Schwanitz como parte del todo cultural, como engranajes de la cultura en su acepción más abarcadora y totalizadora. Los críticos, cuando saludaron este libro –que apenas en su primer año vendió en Alemania más de 500,000 ejemplares– señalaron, acertadamente, que en el mismo su autor había conseguido aclarar lo que significa la cultura.

Era, desde luego, otra forma de ver la cultura como un todo orgánico, como una realidad funcional, no como un evento de sala o una creación de gabinete. Se contraponía naturalmente a otra concepción más irreverente, irónica, ingeniosa, de ver la cultura en su contexto histórico y factual, como la expuesta por el genio de Woody Allen (Cómo acabar de una vez por todas con la cultura). Libro “contumaz y espumeante”, el de Allen tiene otro aroma, otra sensación vital de ver la cultura desde un lado más cuestionante y desmitificador.

Desde luego, estos son puntos de partida. Lo que hoy nos ocupa es el tema de la cultura en su relación con la economía, porque por esa rendija se cuela en nuestros días la realidad del enfoque cultural y sus alcances.

Quien no avale con su conocimiento sobre el tema su trabajo en el servicio cultural corre el riesgo de quedarse fuera de una realidad que marca la trayectoria cultural de nuestros tiempos en el contexto de una globalización que abarca por igual a la cultura que a la economía.

Pero en ese mismo ámbito se mueven las conceptualizaciones que permiten entender el fenómeno cultural desde sus vertientes fundamentales –al margen de las bullas artísticas o los aspavientos intelectuales– para poder ensamblar el quehacer con el apabullante modelaje de la economía. De Marcelo Cavarozzi a García Canclini corren ríos de tinta sabia que confeccionan este nuevo pensamiento sobre el fenómeno cultural desde planos investigativos que hoy resultan claves para entender cómo debe crearse la nueva estructura cultural en el siglo XXI.

Hegemonía

Y aquí llegamos. Para muchos autores importantes del tema cultural, este siglo que vivimos experimentará en su momento, más temprano que tarde, la hegemonía de lo geocultural sobre lo geopolítico y lo geoeconómico. (¿Recuerdan la importancia que tuvo esa palabreja, “la geopolítica”, en los años de la Guerra Fría?).

¿Lo geocultural sobredimensionando lo geopolítico y lo geoeconómico? Es para espantarse. En este mismo instante, los economistas, financistas y presupuestadores económicos de los gobiernos, o se mueren de risa o se espantan de rabia. Pero por ahí va la cosa. Y el tema debe generar opinión, debate, conocimiento. La sociedad cultural dominicana llega tarde al tema, pero aún hay tiempo de abordarlo para “actuar en consecuencia”. (El descreimiento, y la ignorancia sobre el tema es tal entre economistas dominicanos de importancia, que a quienes se les ha hablado de “cuentas satélites” o “cuentas nacionales de cultura” –que deben medir y cuantificar la oferta cultural dentro del producto interno bruto– o miran para otro lado o abren los ojos sin saber de qué se les está hablando).

Sigamos. Analicemos el tema dentro del contexto latinoamericano (con la condición de conocer otros libros fundamentales de maestros del género). Un grupo de especialistas lo hace, en mirada y análisis de conjunto, en El espacio cultural latinoamericano. Bases para una política cultural de integración, en el que se conjugan los exámenes de Jesús Martín-Barbero, Marcelo Cavarozzi, Néstor García Canclini, Guadalupe Ruiz Giménez y Rodolfo Stavenhagen. Para entender las nuevas nociones de cultura; para examinar los ámbitos fundamentales del espacio cultural: identidad, educación, ciencia, tecnología, industrias culturales; para comprender la ubicación de la cultura en los planos políticos institucionales y económico-sociales; para examinar a fondo el rol interactivo de la cultura en el mundo de hoy y de mañana, hay que leer este libro, que es apenas un esbozo, un manual introductorio si se quiere, de todo lo que la amplia bibliografía sobre este tema aporta en nuestros días.

Para dar en el clavo, si vale el término, hay otro libro más directo, encantador y vigoroso. No puede dejar de leerse. Parte de esta pregunta: ¿Cuáles son las necesidades y los retos básicos que preocupan hoy a los plurales ciudadanos, diferentemente? Y esta pregunta está motivada en otra que está precedida de una motivación, ya que no se trata de preguntar qué debemos hacer para que los ciudadanos vengan más al museo, al teatro, a la danza…

Este libro del español Toni Puig nos sumerge en la necesidad de ofrecer respuestas nuevas, alejadas de cánones o viejos manuales de uso, a la necesidad de llenar teatros, museos y salones de arte. Dice Toni Puig: “Si la cultura no soluciona necesidades de vida, no abre la vida, no tienen interés nuestras propuestas. No construimos, no facilitamos cultura. Facilitamos arqueología, ‘modernez’, distracción, caprichos propios… Sólo facilitamos cultura cuando proponemos y creamos vida mejor: abierta, llena, esperanzada, chispeante, emprendedora… Entonces los ciudadanos inundan nuestros museos, teatros, bibliotecas…”

“Apostemos por la cultura con los ciudadanos” es la máxima de Toni Puig en este libro imprescindible de nuestros días, y cuyo título anuncia buenas nuevas: “Se acabó la diversión. Ideas y gestión para la cultura que crea y sostiene ciudadanía”. No se lo pierdan.

Seguiremos con el tema. Mucho hay que insistir sobre este tema y sobre esta bibliografía que Global es, tal vez, la primera en colocar sobre el tapete en la República Dominicana.

José Rafael Lantigua es ensayista, crítico literario y gestor cultural dominicano. Entre sus libros se destacan: Domingo Moreno Jimenes, biografía de un poetaLa conjura del tiempo, memorias del hombre dominicanoLos júbilos íntimos Territorio de espejos. Durante 20 años dirigió el reconocido suplemento literario Biblioteca. Fue fundador de la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo y ministro de Cultura del 2004 al 2012. Actualmente, lleva la columna «Raciones de Letras» en Diario Libre.

Bibliografía

La cultura, todo lo que hay que saber, DIETRICH SCHWANITZ; traducción: Vicente Gómez Ibáñez; Taurus, España: 2002; 558 pp. Incluye CD con fragmentos de las piezas musicales más destacadas de la historia.

Cómo acabar de una vez por todas con la cultura, WOODY ALLEN; traducción: Marcelo Covián; Círculo de Lectores, Barcelona: 2002; 157 pp. El espacio cultural latinoamericano. Bases para una política cultural de integración,

Manuel Antonio Carretón, et al. Fondo de Cultura Económica, Bogotá: 2003; 328 pp.

Se acabó la diversión. Ideas y gestión para la cultura que crea y sostiene ciudadanía, TONI PUIG; Paidós, Buenos Aires: 2004; 317 pp.


MÁS DE ESTE AUTOR


Bosch y Martin, desbordados por los acontecimientos

Esta reseña del libro Ideas en conflicto. Diálogo póstumo entre Juan Bosch y John Bartlow Martin celebra la estructura del texto y el modo en que se mantiene la fidelidad al pensamiento de los hombres convocados. Además de considerarla como la obra más importante de Leonel Fernández, también pondera su valor como libro de perfil...
Leer más

De libros, librerías y lectores

¿Cuál es la población lectora en la República Dominicana? ¿De qué manera se pueden aumentar los índices de lectura? ¿Es posible que surja una nueva generación de lectores?  Estas son algunas de las interrogantes que se analizan a continuación. Se comparten los desalentadores resultados de la Encuesta sobre hábitos de lectura en República Dominicana y se refiere el caso de La Vega de mediados de los años cuarenta, donde gracias a una gran labor educativa surgió una valiosa comunidad de lectores. Pese a que este artículo se publicó por primera vez en Diario Libre, la revista Global, considerando lo pertinente y novedoso de su enfoque, ha decidido recuperarlo e incluirlo en este número.
Leer artículo completo

Pedro Mir: desde el paisaje del amor y la semilla de la esperanza

Aprovechando el centenario de Pedro Mir, este artículo presenta un recorrido a través de la obra del gran poeta nacional dominicano. Tomando como punto de partida el poema Hay un país en el mundo, se describen los primeros pasos del poeta en el mundo literario, la evaluación de sus pares, la crítica de sus primeros poemas, la contraposición entre su poesía amorosa y su poesía social, y la forma en que logró retratar las angustias y las grandes esperanzas de su pueblo. Este es un texto que nos invita a conmemorar el centenario de Pedro Mir, pero que también nos recuerda la importancia de su lectura y de su vigencia en el canon literario dominicano.
Leer artículo completo

La conducta intelectual

El rol del intelectual frente al poder es un tema que siempre regresa a las mesas de trabajo de escritores, filósofos y expertos, sobre todo cuando urge aclarar vaivenes y apostasías, y, cuando al examinar los vericuetos de la movilidad social y cultural, se advierte la necesidad de originar algún tipo de reflexión.
Leer artículo completo