Artículo de Revista Global 4

Migración haitiana y ciencias sociales

Este no es un artículo sobre la presencia haitiana en la República Dominicana, sino una breve historia de cómo los científicos sociales dominicanos han estudiado este fenómeno. Para hacerla se ha procedido de la forma que aconsejaba uno de sus más importantes cultores, Isaiah Berlin, “adentrándose en las mentes puntos de vista de las personas que las sostuvieron, así como en los contextos sociales y culturales de los que formaban parte”.

Migración haitiana y ciencias sociales

La búsqueda hecha conforme al procedimiento berliniano nos habla de varios períodos. El primero se inicia en la década de 1930 y culminan en la de 1940 y se caracteriza en su primer lustro por el interés de alertar al Estado y la población sobre los peligros de haitianización y en el último por la misión de justificar el genocidio de 1937. El segundo corre de la década de 1940 a la de 1960 y es aquella etapa en que se crea y consolidada la ideología anti-haitiana racista anti-negra. El tercero se mueve de la década de 1960 a la de 1980 y su signo es revisar y desmontar uno por uno los elementos que constituyen esa ideología. El cuarto comienza en la década de 1980 y llega hasta fines del siglo XX, en el cual ya la revisión de los conocimientos pasados no es el norte de las investigaciones, sino más bien el interés de una descripción explicativa de esa presencia tal y como se comporta en los momentos en que los estudios tienen lugar.

Al final de este ensayo cualquier experto en el tema migratorio advierte que las Ciencias Sociales dominicanas están atrasadas en el estudio de este fenómeno, pues aún no salen decididamente de sólo ver y estudiar elementos relacionados con su faceta de inmigración laboral, sin fijar su atención en otras áreas del mismo fenómeno que son predominantes en los estudios modernos sobre migración, como son la identidad y la integración, la comunidad étnica, la segunda y tercera generaciones, el retorno, el capital social, la transnacionalidad, las relaciones Estado-inmigración y Estado-emigración, las asociaciones de migrantes…

Pero quizás la encuesta nacional de la población haitiana en la República Dominicana con que probablemente se inicia un quinto período de estos estudios, sea la base para la modernización de las Ciencias Sociales dominicanas que bregan con la migración haitiana.

El inicio de los estudios

Los estudios sobre la presencia haitiana en la República Dominicana se inician en el siglo XX, aunque este fenómeno social es anterior al inicio de esa centuria. Investigaciones históricas, socio-históricas y de historia económica realizadas el siglo pasado (Cassó, Moya Pons, Peña Batlle, Silié) ofrecen datos e indicios sobre flujos poblacionales de la parte oeste hacia la parte este de la Isla Hispaniola, desde mucho antes de que éstos comenzaran a indagarse. Asimismo, los archivos de secretarías de Estado como las de Agricultura e Inmigración, de Relaciones Exteriores, de Justicia y de instituciones como la Policía Nacional y de los ayuntamientos e iglesias de provincias fronterizas anteriores a 1900, contienen informes, sentencias, querellas, registros, estadísticas, que sugieren frecuentes salidas de nacionales de Haití a la República Dominicana y regresos de éstos a Haití e incluso de asentamientos en tierras dominicanas de nacionales haitianos, anteriores (y diferentes) a los llamados bateyes azucareros y cafetaleros1.

El momento en que se iniciaron esos estudios puede ubicarse en la tercera década del siglo XX2. En el primer lustro del decenio de 1930 se hicieron indagaciones y publicaciones muy discretas, que no sólo estaban movidas por el interés de conocer cómo se comportaba la presencia haitiana de antes y de ese momento. Aunque esos trabajos se apegaban a las rigurosidades técnicas e intelectuales prevalecientes en aquellos tiempos, sus fines eran de carácter político e ideológico.

Intelectuales como Ramón Emilio Jiménez, a la sazón secretario de Estado de Educación, Vicente Tolentino Rojas, entonces director General de Estadísticas, y Manuel Arturo Peña Batlle, quien todavía no estaba incorporado al régimen de Rafael L. Trujillo, a no ser como miembro de comisiones relacionadas con la cuestión fronteriza, fueron las mentes y las plumas más destacadas de ese primer momento.

Los trabajos de Jiménez y de Tolentino Rojas buscaban poner en conocimiento del Gobierno y de la población cuál era la magnitud presente y en perspectiva de los asentamientos de haitianos en el país. Para esos fines, desde la Secretaría de Estado de Educación se envió a los inspectores de esa cartera un cuestionario para determinar el estado de la presencia de nacionales de Haití en las escuelas fronterizas dominicanas3. Además, en los boletines o anuarios de esa Secretaría se daba cuenta de los procesos de dominicanización de la educación en la frontera: nuevas escuelas, cambios de nombres de los poblados y creación y difusión de poesías, canciones e himnos de carácter patrióticos que se difundían en las zonas cercanas a Haití.

La Dirección General de Estadísticas realizaba estudios demográficos, cuyas fines eran determinar la significación de los haitianos en la población de la República Dominicana, en aquel entonces y en el futuro. Era también el momento en que Peña Batlle producía algunas de sus interpretaciones históricas sobre el papel jugado por Haití en el destino de la nación dominicana.

En el segundo lustro de la década de 1930, los trabajos sobre la presencia de haitianos estuvieron condicionados por el genocidio de 1937 llevado a cabo contra los nacionales del país vecino asentados en la frontera. La mayoría de esos estudios perseguía justificar esa acción. En ese momento hay un intelectual que destaca por encima de todos los que se dedicaron a esa labor a través de artículos de periódicos y folletines: Joaquín Balaguer, quien pronuncia charlas y publica ensayos al respecto en el país y en el extranjero tarea que concluye en su obra La realidad dominicana, publicada con posterioridad, en la década de 1940.

En las dos décadas siguientes, la labor intelectual realizada en el país sobre Haití estuvo dirigida a crear las bases y desarrollar los elementos nodales de la ideología anti-haitiana y racista anti-negra que aún pervive y predominan. Únicamente se conoce un trabajo publicado en esa época en el país que difiere de esas ideas. Es una carta escrita por Juan Bosch a Héctor Inchaústgui Cabral, Emilio Rodríguez Demorizi y Ramón Marrero Aristy, que fue publicada con su respuesta en forma de folleto por una editora de La Vega, bajo el título de Dos cartas para la Historia4.

El resto de ese tipo de escritos publicados durante esos 20 años servía al propósito de establecer el “otro”, antagónico y diferenciador, que se entendía necesario para el desarrollo y fortalecimiento de la identidad cultural y nacional. El primer trabajo de importancia en esa línea, después de terminada la década de 1930, fue el discurso pronunciado por Peña Batlle, con motivo de la fundación de la provincia San Rafael, en1941; especie de clarinada y de programa, que sirvió de inspiración y orientación a quienes lo siguieron en esa labor.

En ese lapso se desarrollaron estudios que cubrían los distintos aspectos a través de los cuales se vertebra esa forma de pensar la cuestión dominico- haitiana. Los elementos jurídicos, políticos e históricos de la frontera, los culturales, que se focalizan en el lenguaje y en las costumbres, los religiosos, los raciales y los puramente históricos, que no sólo se encontraban en exposiciones dedicadas a ellos sino también en textos que explican los avances del régimen trujillista en sus esfuerzos por contrarrestar los efectos sobre el país de la presencia haitiana y en las polémicas de autores dominicanos con los del país vecino5.

Los estudios post-Trujillo

Después de la desaparición de la dictadura de Rafael L. Trujillo, a inicio de la década de 1960, se produce un cambio que modifica radicalmente el sentido de los estudios sobre los vínculos de Haití y sus pobladores con la República Dominicana. La producción que había tenido lugar durante las dos décadas anteriores se somete a una revisión despiadada que desmonta uno por uno los pilares que sostenían la ideología reciamente articulada en aquel tiempo, no dejando nada en pie y conformando sobre sus despojos una suerte de contra ideología no anti-haitiana y no racista anti-negra.

Esta transformación encuentra su explicación no sólo en razones intelectuales y técnicas, sino también políticas e ideológicas. La desaparición de la dictadura de Trujillo creó un ambiente político en el que las críticas a cualquiera de los elementos de su sistema parecían ciertas, justas y progresistas –lo fuese o no–, lo cual estimuló y sostuvo ese quehacer y el nivel de su radicalidad.

Además, esa guerra intelectual, político-ideológica, aparentaba desenvolverse contra posturas del pasado, que no se desarrollaban más allá de aquel día en que el régimen dictatorial cayó, que lucían muertas para siempre. La realidad era que esas ideas seguían permeando y siendo predominantes en la sociedad, sólo que en ese entonces nadie las defendía. Lo que sucedía era que sus creadores, aún vivos, sus sostenedores o simples seguidores estaban colocados a la defensiva. Era como si entendieran que en un contexto socio-histórico y político- cultural tan adverso no tenía sentido librar esa batalla o temían hacerlo.

Lo importante de ese hecho a los fines de este artículo, es que esa revisión crítica y recreación de nuevas posiciones político-ideológicas no se daba en el marco de un debate que permitiera reflexionar a ambas partes sobre los argumentos del contrario6.

Los realizadores de esa tarea eran en su mayoría jóvenes (y algunos no tan jóvenes) historiadores, sociólogos y de otras disciplinas sociales adscriptas o cercanas, en términos teórico- metodológicos, al marxismo. Este es otro elemento que explica que las variables político ideológicas estuviesen presentes en la labor intelectual que desarrollaban.

Por aquel entonces, ser marxista difícilmente se reducía a una postura frente al conocimiento, sino que implicaba normalmente una militancia más global frente a las distintas esferas de la sociedad y del mundo. O sea, que la revisión crítica y la reconstrucción teórica e ideológica que realizaban eran sólo una parte de una lucha más general nacional e internacional. No se trataba pura y simplemente de demostrar equivocado el viejo pensamiento y establecer uno nuevo. Era más lo que se buscaba. Se perseguía contribuir desde ahí con un proceso de cambio más general de la sociedad, donde el todo socioeconómico y político-cultural fuera removido. Eran así de radicales los términos de las confrontaciones, de las que no escapaba el frente de las ideas7.

Durante los 20 años que dura ese proceso hay muchas desigualdades en los momentos de la incorporación y en las señas intelectuales y políticas de sus participantes, en las orientaciones y en las calidades de las obras que se realizan, en la continuidad de los trabajos que parten de ellos; pero ninguna de esas diferencias anula el propósito común –intencional o de hecho– de revisar lo escrito en los 20 años anteriores y suplantarlo.

Durante la primera de esas dos décadas, la generalidad de los profesionales o estudiosos o intelectuales que se dedican a esa labor proceden del exilio político a que obligó el régimen de Trujillo a sus opositores.

La convulsión política que signó el primer lustro de la década de 1960 lo convierte prácticamente en perdido para los fines de esta evaluación, a menos que se fije la atención en obras ya realizadas y divulgadas en esos primeros cinco años por los dos únicos sobrevivientes intelectuales y políticos de ese exilio, que fueron Juan Bosch y Pedro Mir8, y, en la discreta pero significativa labor realizada en ese mismo período por Hugo Tolentino Dipp. Me refiero, en el caso de los dos primeros, a obras históricas que no estaban dedicadas al tema haitiano, pero que sí hacían un inmenso ruido a elementos nodales del compacto armazón ideológico que sobre la identidad nacional y cultural se había creado a lo largo de las décadas de 1930, 1940 y 1950. Los juicios de Bosch acerca de la revolución haitiana y de su líder Toussaint Loverture, uno de los tres genios políticos que ha producido América, como decía ese autor, distan mucho de los que se podían encontrar en la bibliografía histórica del período mentado9.

El libro Tres leyendas de colores de Mir se publica después de 1965, pero su contenido son las mismas charlas que dictaba a cientos de jóvenes que, en grupos más pequeños, se reunían con él en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), no en sus aulas ni en sus salones de conferencias, sino entre las matas de mangos de solares aledaños al pequeño edificio donde se alojaban la Escuela de Sociología, la Escuela de Idiomas y el Instituto de Sismología de esa institución; charlas en las que exponía una interpretación de las participaciones raciales en la historia de Santo Domingo muy distinta a las conocidas en los textos de los 30 años anteriores.

Tolentino Dipp, de su lado, escribe y publica en ese primer lustro sus apuntes biográficos de Gregorio Luperón, con el que ganó el concurso organizado por el gobierno de Juan Bosch con motivo del primer centenario de la Restauración, pero, quizás más importante que eso, pronuncia y publica una charla sobre la nación dominicana en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. En ambos textos replantea muchos de los énfasis históricos que se habían hecho hasta entonces sobre el proceso, lento y doloroso, como lo califica, de formación de la nacionalidad dominicana10.

En el segundo lustro de la década de 1960, después de los acontecimientos de Abril de 1965, un grupo de figuras política e intelectualmente menores comienza una labor que se hace sistemática acerca de elementos importantes de la predicha ideología. El mismo Tolentino Dipp, Federico Henríquez Vásquez, Emilio Cordero Michell y Franklyn Franco Pichardo dan los primeros pasos en las revisiones históricas, que durante toda la década de 1970 continuarán, desde la Historia misma, desde la Sociología y desde otras Ciencias Sociales.

Asimismo, a finales de los 60 y a principios de los 70 aparecen tres textos, que son los primeros antecedentes de un tipo de estudio distinto, que intenta establecer, mediante procedimientos estadísticos y sociológicos, la realidad de la presencia haitiana de ese momento. Se trata de un primer esfuerzo por cuantificar la mano de obra haitiana en el mercado laboral dominicano realizado por la Oficina Nacional de Planificación (ONAPLAN), de los trabajos de campo y consiguientes análisis realizados acerca de la industria azucarera, por un equipo de sociólogos encabezado por André Corten y constituido por Isis Duarte y Magda Acosta y de la encuesta que, sobre la inmigración haitiana hacia la República Dominicana, realizó el equipo del Instituto Dominicano de Estudios Aplicados, dirigido por Frank Marino Hernández.

Pero es en la segunda parte de ese período, en la década de 1970, en la que se crean las condiciones intelectuales y político-ideológicas que hacen de esa revisión y reconstrucción críticas del pensamiento sobre la nación una labor más consciente y más en consonancia con los elementos heurísticos de la época. En ese momento retorna al país un grupo de jóvenes que había adquirido su formación básica bajo el régimen de Trujillo y que antes, durante o después de la Revolución de Abril de 1965, decide realizar o completar su educación superior en Latinoamérica y Europa.

 El grupo

Roberto Cassa, Rubén Silié, Lil Despradel, José del Castillo y Walter Cordero son los nombres más destacados de los miembros de ese grupo que, durante ese período, se dedican a tratar temas directamente relacionados con la presencia haitiana11. El primero hace una lectura crítica de la historia nacional, a la vez que produce ensayos con la intención de desvelar cómo se constituye la ideología anti-haitiana y racista anti-negra. Silié aplica los principios de la escuela de los Anales al siglo XVIII del Santo Domingo español en un contrapunteo –más en el proceso de investigación, que en el proceso de exposición– con lo que sucedía en esa misma época en el Santo Domingo francés, haciendo explícitos los movimientos poblacionales que ya se producían de un lado a otro de la isla. Despradel elabora una periodización del anti-haitianismo dominicano, que aún mantiene su validez, y del Castillo hace estudios definitivos sobre la contratación de braceros cocolos12 y haitianos a principios del siglo. Cordero es quien más lejos llega entonces, y todavía, en desentrañar el carácter universal, no sólo anti-haitiano, del racismo en la República Dominicana.

Pero todavía en esta etapa se escriben y publican cuatro trabajos, los cuales son una suerte de transición entre este período y la creación de un nuevo tipo de búsqueda, que aparentemente se conforma con describir y explicar cómo se des envuelven los procesos de desplazamientos humanos de la parte oeste a la parte este de la Isla Hispaniola.

Dos de esos estudios ya han sido citados. Ellos son el de José del Castillo sobre la contratación de braceros a principios del siglo XX y el de José Israel Cuello sobre la matanza de haitianos de 1937. En ambos casos se trata de una escrupulosa presentación de informaciones inéditas sobre esos temas encontrados en los archivos de esas épocas, de tal forma expuesta que parecen ser los datos por sí mismos, más que los autores, los que construyen y narran esas realidades.

Los otros dos trabajos son las tesis de grado de Sociología de Frank Báez y Wilfredo Lozano, luego publicadas como libros. El primer texto es una explicación sociológica de la industria azucarera dominicana y el segundo de la primera intervención militar de los Estados Unidos de América a la República Dominicana entre 1916-1924, lapso imposible de estudiar sin bregar con el tema de la producción de azúcar de caña. Los datos que contienen son de carácter secundario, pero expuestos en un marco teórico-metodológico que los convierten en obras originales y novedosas.

Su interés primero y único, al menos expresamente, en el caso de Báez, era ofrecer una descripción de la evolución socioeconómica y política de la industria azucarera en la República Dominicana, y en el caso de Lozano, dar una explicación del significado de esos ocho años de ocupación militar americana en el tipo de desarrollo capitalista de este país.

Cambios de fin del siglo

En las dos últimas décadas del siglo XX se producen cambios que se orientan en dos sentidos diferentes. Uno que altera varios de los elementos que habían caracterizado los estudios inmediatamente anteriores. Primero, la revisión y reelaboración críticas de la producción anterior a 1960 sobre ese tema dejan de ser el propósito principal de los investigadores, que ahora están más interesados en una descripción explicativa de esa presencia tal y como se comporta en los momentos en que los estudios tienen lugar. Segundo, la Historia y la Crítica Histórica dejan de ser las disciplinas predominantes de esos estudios, para ocupar su lugar la Sociología y la Antropología. Tercero, mientras la generalidad de los resultados de los estudios anteriores a la década de 1980 servían para reforzar la nueva forma de analizar la relación con Haití y la presencia de sus nacionales en tierra dominicana, los resultados de los que se ejecutan después de iniciado ese decenio se podían utilizar para orientar el trazado de políticas relacionadas con esa presencia.

En el otro sentido, esos cambios tienen que ver con el surgimiento de una contra crítica dirigida a revisar la producción que tiene lugar en las décadas de 1960 y 1970. Esta labor se refuerza con la decisión de grupos editoriales de volver a publicar parte de la producción que sobre el tema se había elaborado o publicado bajo el régimen de Trujillo, sobre todo los libros de Peña Batlle. La maduración de dos procesos, uno político y otro intelectual, hacen posible esos cambios. El fin del Gobierno termidoriano de los 12 años de Joaquín Balaguer, con el triunfo electoral del Partido Revolucionario Dominicano en 1978, es un momento importante para los afanes nacionales de una sociedad más abierta y, en consecuencia, más adecuada al surgimiento y a la difusión de nuevas ideas, al planteo y desarrollo de cualquier tipo de debate y al uso de los conocimientos científicos en la elaboración de políticas sociales y económicas.

La década de 1980 puede considerarse aquella en que se comienzan y se terminan los estudios sociológicos y antropológicos de la presencia haitiana en los ingenios azucareros de la República Dominicana. Sus metas son crear conocimientos técnicamente aplicables a los cambios que se requieren en la industria del azúcar de caña, a la vez que establecer su significado en el conjunto social y cultural de la nación.

Este primer proyecto lo realizaron varios equipos de investigación e investigadores individuales. De ellos destacan tres grandes trabajos: el realizado por el Fondo para el Avance de las Ciencias Sociales, bajo el título de El Batey y dirigido por Frank Moya Pons, con un equipo de analistas sociales constituido por Fernando Ferrán, Martín Murphy y Carlos Dore Cabral; la investigación de Frank Báez Evertsz, Braceros haitianos en la República Dominicana y la investigación de Martín Francis Murphy, Historical and Contemporary Labor Utilization Practices in the Sugar Industries of the Dominican Republic.

El primero de estos trabajos se hizo por encargo del Consejo Estatal del Azúcar en 1983, con un financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo. El segundo fue la tesis que presentó el autor para aspirar a doctor en Sociología en la Universidad Nacional Autónoma de México y su primera edición data de 1984. El tercero fue la tesis que presentó el autor para optar al título de doctor en Antropología en la Columbia University, en 1986.

Estos tres trabajos se complementan entre sí, siendo el que dirigió Moya una minuciosa investigación de las condiciones socio-económicas existentes en los bateyes de los ingenios del Consejo Estatal del Azúcar; el de Báez se focaliza en estudiar la lógica de la migración laboral de Haití. Hacia la República Dominicana, y el de Murphy establece una comparación entre el uso de la mano de obra haitiana en los ingenios del Estado, de las empresas privadas dominicanas y las empresas privadas extranjeras.

Existen otros estudios menores realizados por las instituciones mismas del sector azucarero, por las ONG que se ocupan de trabajar con los inmigrantes y refugiados haitianos en el país y por estudiosos, cuyos ensayos encontraban cabida en revistas que se pueden considerar como especializadas en ese tipo de temas, como es Estudios Sociales13.

Preguntas sin contestar

A los finales del decenio de 1980 y a lo largo de la década de 1990, los estudios aludidos van dejando preguntas sin contestar que son asumidas por algunos de esos especialistas. Se producen dos direcciones básicas de investigación a partir de esas cuestiones. Una que tiene que ver con las otras áreas de la economía nacional a que se va extendiendo la mano de obra haitiana en dimensiones significativas. Así, los estudios sobre la presencia haitiana salen de los ingenios azucareros y se dirigen, primero, hacia la producción cafetalera, con los resultados de una encuesta realizada y analizada por Wilfredo Lozano y Frank Báez. Más adelante, el mismo Lozano, en el marco de sus estudios sobre los jornaleros agrícolas, se dedica a desentrañar en una nueva encuesta y consecuente análisis, las características de la presencia haitiana en el arroz. Finalmente, en esa línea, Rubén Siˇlié y Carlos Segura comienzan a estudiar los conglomerados de haitianos en las zonas urbanas, sobretodo los que se concentran en la industria de la construcción.

La otra línea de investigación tiene que ver con la extensión de la presencia haitiana, pero no en términos de la estructura geográfica o económica de la República Dominicana, sino de la extensión de los haitianos a través de sus hijos nacidos en este país, ya sea de parejas de haitianos, de parejas de haitianos y de dominicanos, e incluso de parejas de descendientes de haitianos, o sea, de parejas de dominicanos de ascendencia haitiana. Carlos Dore Cabral ha sido el único de los especialistas mencionados que se ha dedicado, de manera continua y sistemática, a estudiar a los dominicanos de ascendencia haitiana, que han sido colocados, a diferencia de otras descendencias de extranjeros, en la condición del único grupo étnicocultural que forma parte de la población dominicana.

En cuanto al otro tipo de investigación que se produce en las décadas de los 80 y los 90, que consiste en una contra crítica de aquellos trabajos que se elaboran y publican en las dos décadas anteriores y que sólo cuenta con una obra realmente importante. Me refiero a El ocaso de la nación de Manuel Núñez, que se publica a inicios de 1990. Antes de ella, algunos articulistas, en exposiciones de menos monta, se habían ocupado de aspectos relacionados con la inmigración de haitianos, pero ninguno de esos artículos periodísticos ni todos juntos, llegaba a lo que podría considerarse una crítica consistente de los estudios en las décadas de 1960 y  1970. Es más, ni siquiera eran una crítica correctamente articulada a uno solo de los aspectos de esos estudios.

El libro de Núñez es diferente, pues consiste básicamente en eso, en una crítica exhaustiva de todo lo que se había escrito en aquel período y aún después sobre el tema, tanto en términos de revisión crítica de la literatura anterior a la década de 1960, como en términos de unas Ciencias Sociales que crean conocimientos técnicamente aplicables y que desvelan el significado del fenómeno que estudian.

La debilidad de ese otro tipo de estudios consiste en que se trata de un solo estudio y que este se reduce a una crítica, a partir de la cual no se elabora un nuevo conocimiento que sea capaz de explicar, desde su propia óptica teórica e ideológica, los nuevos fenómenos que comporta la presencia de haitianos en la República Dominicana a principios del siglo XXI. Esto no lo logra la obra de Núñez ni en su segunda edición, ampliada y corregida, donde revisas las críticas que había formulado hace 10 años e incorpora las que hace a los trabajos que se producen en las décadas de 1980 y de 1990.

Después de esta última edición de El ocaso de la nación, se han publicado algunos ensayos de cierta importancia por otros autores que se mueven en la misma línea de pensamiento que él, pero reducidos al área legal y tratando un aspecto específico de la cuestión, que es el de la nacionalidad de los descendientes de haitianos nacidos en la República Dominicana. A pesar de esas limitaciones, es necesario tenerlos en cuenta si se quiere tener una idea exhaustiva de los así llamados estudios sobre la presencia haitiana en la República Dominicana. Sus autores son prestigiosos juristas, como Lupo Hernández Rueda y Peligrín Castillo.

Asignaturas pendientes

Si la situación de los estudios de la presencia haitiana en la República Dominicana, descrita y explicada hasta aquí, es la que existe a principios del siglo XXI, cualquier conocedor de las teorías de las migraciones puede darse cuenta que las Ciencias Sociales dominicanas están muy atrasadas en el conocimiento global del fenómeno de la inmigración haitiana hacia la República Dominicana. En realidad no se ha pasado, después de tantos años estudiándolo y con tan variadas formas de estudiarlo, de lo que se puede considerar la primera parte o etapa de ese conocimiento, que consiste en validar que el proceso migratorio tiene lugar y establecer la naturaleza y la lógica de la inserción de esa fuerza de trabajo en la economía dominicana. No se ha ido mucha más allá, si exceptuamos los estudios sobre los dominicanos de ascendencia haitiana y la situación de la mujer haitiana y dominicana de ascendencia haitiana.

Es que modernamente los estudios migratorios siguen teniendo como base esa primera etapa sin la cual es imposible avanzar hacia otros niveles, pero sus preocupaciones centrales hoy día son otras, como los procesos de identidad e integración de los migrantes y sus descendientes, los negocios étnicos, las del capital social, el papel de las remesas al país de origen, el transnacionalismo, las organizaciones de los migrantes, las relaciones entre los inmigrantes con el Estado que lo recibe y las relaciones de los emigrados con el Estado desde dónde salen. En ninguno de estos y otros posibles aspectos específicos generados por los procesos migratorios han incursionado las Ciencias Sociales dominicanas, en el caso de la presencia haitiana en la República.

Sólo en el recién iniciado siglo XXI se ha realizado la primera encuesta de carácter nacional y con vocación de representatividad entre los haitianos que viven y trabajan en la República Dominicana, a través de la que se pueda dar cuenta de cuál es su realidad completa, no parcial, como ha sido hasta ahora. Este estudio fue realizado por la sede dominicana de la Facultad de Ciencias Sociales de América Latina (FLACSO) y dirigido por Rubén Siˇlié con la participación de Antonio Morillo, Brígida García y Carlos Dore Cabral.

De este esfuerzo sin precedentes en los estudios migratorios llevados a cabo en la República Dominicana sólo se ha publicado un informe preliminar y muy rudimentario de los resultados. La base de datos que se construyó con esa investigación, sin embargo, puede contribuir a que las Ciencias Sociales dominicanas acometan estudios sectoriales mucho más a tono con la actual evolución de las investigaciones sobre los desplazamientos poblacionales en el mundo y que ofrezca un saber más profundo sobre lo que ha significado y significa la presencia de los nacionales de la parte este de la Isla Hispaniola en la República Dominicana.

Carlos Dore Cabral es secretario de Estado, director de la Dirección de Información, Análisis y Programación de la Presidencia(DIAPE). Licenciado en Sociología, es especialista en estudios políticos, sociología de las migraciones y procesos de urbanización. Ha sido durante 15 años profesor universitario, ha hecho aportes de interés sobre la cuestión rural en la República Dominicana y ha escrito varios libros, entre los que destacan The Urban Caribbean: Transition to the New Global Economy y Problemas sociológicos de fin de siglo.

Notas

1 Antes de la inmigración laboral haitiana hacia la República Dominicana y concomitantemente con ésta, hubo flujos significativos de nacionales de Haití., a los cuales la teoría de la migración llama asentamientos de colonización y que suelen producirse entre países que tienen la misma frontera. Este parece haber sido un movimiento poblacional incesante desde tiempo no establecido y que sólo detuvo, momentáneamente, el genocidio de 1937.

2 Hay estudios importantes sobre la cuestión dominicano- haitiana anteriores a 1930, pero que se refieren sobretodo a la cuestión de los límites fronterizos y a los procesos históricos comunes a ambos países, sin entrar en los aspectos que tienen que ver con los movimientos poblacionales entre las dos naciones.

3 Este cuestionario fue mostrado por el autor a un inspector de educación que residía en el municipio de Las Matas de Farfán y a quien entrevistaba en la segunda mitad de los 80, con el propósito de conseguir información privilegiada acerca de los movimientos oficiales en los años anteriores al genocidio. Ese cuestionario circuló, según el informante y según lo que el autor pudo establecer en el Archivo General de la Nación, también a través de los inspectores del Partido Dominicano. Aparentemente ese instrumento se estuvo aplicando durante el lustro de 1930-1935 y en los primeros años del lustro 1935-1940 y sus preguntas perseguían medir el nivel de haitianización de las escuelas de la frontera.

4 La versión más socorrida sobre los orígenes de esa carta y su respuesta, es que en ocasión de un Congreso de periodistas que hubo en La Habana en la década de 1940, Trujillo envió esa delegación, que más que de periodistas, era de funcionarios, porque allí se concentraba la más fuerte oposición a su régimen y eran necesarias mentes y voces con suficiente información y talento para defenderlo, pero, además ellos todos eran amigos o conocidos del famoso cuentista dominicano. Se asegura que se reunieron esa noche y que alguna propuesta le hicieron ellos a Bosch, pues de otra forma no se explica que éste dejara su posición por escrito, en la que es claro que no tenía intención de volver al país, del cual se sentía tan lejos, expresa en la carta, como un hombre de Alaska. Se ha llegado a decir que en aquella ocasión se le ofreció, al ya dirigente del PRD, la Presidencia de la República.

5 Durante la segunda parte de la década de 1940, en los inicios de la Guerra Fría que sigue al momento de apertura propiciado por los acuerdos de los aliados en Yalta y Teherán, varios abogados e intelectuales dominicanos, cuya rebeldía contra el régimen era conocida, fueron enviados a puestos en la judicatura situados en la frontera. Una de sus misiones era escribir textos periodísticos, ensayos o folletos sobre sus observaciones de aquellas zonas. Dos de los jóvenes intelectuales de aquella época que se  vieron obligados a hacerlo fueron Freddy Prestol Castillo y Nestor Caro. En esas circunstancias se conciben y probablemente se escriben la novela El Masacre se Pasa a pie del primero y los cuentos Balsié del segundo. El sentido crítico de la primera dio lugar a que sólo se conociera en la década de 1970. Otras obras literarias también sirven al conocimiento de las características de la presencia haitiana en el país, como las novelas de Ramón Marrero Aristy Over y la de Francisco Mos°coso Puello, Cañas y bueyes, así como el famoso cuento de Juan Bosch, Luis Pie.

6 Los períodos de conformación de la ideología y la contra ideología nacionales referentes a Haití. y a la presencia haitiana en la República Dominicana se dan en ambientes políticos intelectualmente cerrados, independientemente de las diferencias de razones que los provocan. Lo mismo que se dice en el texto con relación a las limitaciones del período de las décadas de 1960 y 1970, se puede decir con relación al período de las décadas de 1940 y 1950.

7 En una situación de esa naturaleza era muy difícil detenerse a ver y analizar los matices y a reconocer las áreas comunes existentes entre uno y otro de los puntos de vista en pugna.

8 La idea es de José Israel Cuello en conversaciones privadas con el autor de este artículo.

9 Igual efecto producía la lectura de su cuento Luis Pie, cuando se relacionaba con el tratamiento que oficialmente se les ofrecía a los picadores de caña haitianos.

10 Este autor ya había escrito en 1959 su tesis para alcanzar el grado de Doctor en Derecho de la Universidad de París, sobre los orígenes históricos y jurídicos de los estados haitiano y dominicano. En la década de 1970 inicia un trabajo que promete monumental sobre el papel de la raza en la historia de Santo Domingo, pero del mismo, hasta ahora, sólo ha publicado el primer tomo en 1974.

11 Hay otros autores que no reúnen todas las características predichas en el texto para ser considerados miembros de ese grupo, pero que sí expusieron nuevas ideas y sacaron a la luz nuevas informaciones sobre el tema de Haití. y su presencia en el país, como es el caso de los historiadores formados en Estados Unidos, Frank Moya Pons y Antonio Lluberes Navarro y el antropólogo asimismo formado en ese país Fernando Ferrán; también es el caso de José Israel Cuello y Carlos Dore Cabral, quienes habían adquirido su formación, hasta ese momento, en el país, el primero trabajó los archivos de Julio Ortega Frier sobre los acontecimientos fronterizos que se produjeron en el año de 1937 y el segundo sobre la identidad nacional y cultural de los dominicanos. Además, es en esa década que se desarrollan nuevas líneas de investigación en diversas áreas cuando contribuyen directamente con ese proceso de revisión: las investigaciones en musicología de Fradique Lizardo y Dagoberto Tejada, en religiosidad popular de June Rosenberg, Geo Ripley, Martha Ellen Davies y Carlos Esteban Dei°©ve y en arqueología social y antropología social de Marcio Veloz Maggiolo, Renato Rimol. y Fernando Luna Calderón. Además, entonces se publican algunos textos claves al respecto, como el Código Negro Carolingio.

12 Es la denominación que se aplica en la República Dominicana para referirse a los nativos de las islas del Caribe del Este que migraron al país a inicio del siglo XX y a sus descendientes que nacieron en este país.

13 Entre éstos hay que destacar porque se trata de la continuidad de una línea de investigación iniciada por los mismos autores, el libro de José Israel Cuello acerca de los contratos de braceros posteriores a 1937 hasta los últimos realizados bajo el gobierno de Joaquín Balaguer y los estudios de José del Castillo sobre el significado del crecimiento físicos de los ingenios azucareros durante y después de la intervención norteamericana de 1916-1924. Y los dos tomos de Bernardo Vega sobre Trujillo y Haití, donde recoge o glosa importantes documentos de los primeros siete años de la dominación trujillista relacionados con el tema haitiano. En su caso no se trata de la continuidad de una línea de investigación, como en el de Cuello y del Castillo.

Bibliografía

Báez Evertsz, Franc, Braceros haitianos en la República Dominicana, Instituto de Investigaciones Sociales, Santo Domingo, 1986.

Balaguer, Joaquín, La realidad dominicana, Ferrari Hermanos, Buenos Aires, 1947.

Bosch, Juan, Trujillo: causa de una tiranía sin ejemplo, 6ta. Edición, Editora Alfa y Omega, Santo Domingo, 1994.

Bosch, Juan, Héctor Inchaústegui Cabral, Emilio Rodríguez Demorizi y Ramón Marrero Aristy, Dos cartas para la historia, La Vega, 1940.

Cassá, Roberto, República Dominicana. Dos Siglos de Historia, Editora Santillana, Santo Domingo, 1998.

Cordero Michel, Emilio, La revolución haitiana y Santo Domingo, 1844- 1899, Editora Nacional, Santo Domingo, 1975.

Cor°©dero, Walter, La discriminación racial: orígenes y manifestaciones, Serie educación ciudadana, 12, PUCMM/ CUEPS, Santo Domingo, 1998.

Corten, Andrés, Magda Acosta, Isis Duarte y Carlos Ma. Vilas, Azúcar y política en la República Dominicana, Editora Taller, Santo Domingo, 1981.

Cuello, José Israel, Documentos del conflicto dominico-haitiano de 1937, Editora Taller, Santo Domingo, 1985.

Davis, Martha Ellen, “The Old time religion” en Cultura y Folklore en Samaná, Alfa y Omega, Santo Domingo, 1984.

Deive, Carlos Esteban, Vodú  y magia en Santo Domingo, Museo del Hombre Dominicano, Santo Domingo, 1975.

Del Castillo, José, La inmigración de braceros azucareros en la República Dominicana, Cuadernos del Cendia, UASD, Santo Domingo, 1978.

Despradel, Lil, Las etapas del antihaitianismo en la República Dominicana en Política y Sociología en Haití y la República Dominicana, UNAM, Ciudad de México, 1974.

Dore Cabral, Carlos, Los dominicanos de origen haitiano y la segregación racial en la República Dominicana, Estudios Sociales, Santo Domingo, 1986.

—————————————, “Los dominicanos de ascendencia haitiana”, I, II, III, IV y V, El Siglo, Santo Domingo, 1999.

Franco, Franklyn, Los negros, los mulatos y la nación dominicana, Editora Nacional, Santo Domingo, 1976

Hernández, Frank Marino, La inmigración haitiana, Editora Taller, Santo Domingo, 1973.

Ferrán, Fernando, La presencia haitiana en la República Dominicana, Ciencia y Sociedad, Santo Domingo, 1986.

Lozano, Wilfredo y Báez Evertsz, Fran k, Migración internacional y economía cafetalera, FLACSO, Santo Domingo, 1985.

Moya Pons, Frank, La dominación haitiana, UCMM, Santiago, 1972

Moya Pons, Frank, Carlos Dore Cabral, Fernando Ferrán y Martin Murphy, El Batey, Fondo para el Avance de las Ciencias Sociales, Santo Domingo, 1986.

Murphy, Martin, Semejanzas y diferencias en la utilización de mano de obra en las plantaciones azucareras de la República Dominicana, Estudios Sociales, Santo Domingo, 1984.

Rosenberg, June, El gagá. Religión y sociedad de un culto dominicano. Un estudio comparativo, UASD, Santo Domingo, 1979.

Silié, Rubén, Economía, esclavitud y población: ensayos de interpretación histórica del Santo Domingo español en el siglo XVIII, UASD, Santo Domingo, 1976.

Silie, Rubén, Carlos Segura y Carlos Dore, La nueva inmigración haitiana, FLACSO, Santo Domingo, 2002.

Tejada Ortiz, Dagoberto, Cultura y Folklore en Samaná, Alfa y Omega, Santo Domingo, 1984.

Tolentino, Hugo, Raza e Historia en Santo Domingo, UASD, Santo Domingo, 1974.

Vega, Bernardo, Trujillo y Haití I, Sociedad Cultural Dominicana, Santo Domingo, 1988.

——————————, Trujillo y Haití II, Sociedad Cultural Dominicana, Santo Domingo, 1995.

Crecimiento de la población entre el 13 de mayo de 1935, fecha de la ejecución del censo nacional y el 31 de diciembre de 1936, Sección de Publicaciones de la Dirección de Estadísticas 1937, Ciudad Trujillo.

Lluberes Navarro, La industria azucarera en la República Dominicana 1870-1930, George Washinton University, 1981, Washington.

Mir Pedro, Tres leyendas de colores, 3ra. edición, Editora Taller, 1984, Santo Domingo.

Boletín Informativo 1935, Secretaría de Estado de Educación (dirigida en ese momento por Ramón Emilio Jiménez).


MÁS DE ESTE AUTOR


Las ideas de un festival

Un compendio de historia de las ideas políticas dominicanas, que abarca desde la primera República a la postmodernidad, está contenido en el libro Retrospectiva y perspectiva del pensamiento político dominicano, fruto de los ocho paneles del Festival de las Ideas. Los autores validan que la sociedad no ha dejado de pensarse ni de observar su epidermis.
Leer artículo completo

La inmigración haitiano-dominicana: problemas y soluciones

Para encontrar salidas adecuadas que permitan a los dos países que habitan La Hispaniola convivir de la manera más armónica posible, lo primero que debemos entender es que compartimos una misma isla. La segunda condición es despojarnos de una visión estática de la problemática que por años ha sido fuente de mitos y deformaciones que con respecto al “otro” se tiene en ambos lados de la línea fronteriza. Un tercer factor son los actores que discurren en esta trama de lo social y geopolítico. Finalmente, otro elemento que no podemos soslayar es la influencia que con visos de determinación tiene el entorno internacional y regional.
Leer artículo completo

Valores y expectativas

Nunca antes la elección de un presidente de Estados Unidos concitó tanta atención en el mundo. La candidatura del afroamericano Barack Obama y la interconexión del planeta a través de las redes digitales y la televisión por cable lo permitieron. Donde empezó todo, en la Convención Demócrata de 2004, en la que participó como orador especial, Obama deslumbró con un discurso que le sirvió como piedra angular de un proyecto sabiamente concebido para arribar a la oficina oval de la Casa Blanca.
Leer artículo completo

PLD versus PRD: ¿Cuál ganó?

La victoria electoral del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y sus aliados ha sido motivo de más de una interpretación, que pretende no sólo invalidar ese hecho cierto, sino también anclar en el imaginario colectivo el sentimiento de que el verdadero ganador fue el Partido Revolucionario Dominicano (PRD). Sin embargo, el PLD reitera su primacía: ha crecido sostenidamente al tiempo que fortalece los vínculos con la mayoría de las organizaciones políticas del país.
Leer artículo completo

Dominicanidad y transnacionalismo

Desde sus etapas fundacionales, entre el Estado y la nación dominicana hubo un divorcio. El proceso de construcción de la identidad, esa dimensión de singularidad que crea alteridad para distinguirnos, reconocernos y que se nos reconozca y distinga en la pluralidad, se realizó con exclusión. La narrativa del “otro” no sólo tocó al vecino, satanizándolo, también dirigió la mirada fuera de la isla para encontrar el tipo ideal de lo que debía ser la esencia de nuestra identidad.
Leer artículo completo

¿Una nueva situación en Haití?

La situación en Haití desde que se celebraron las elecciones de febrero se caracteriza por una mayor estabilidad en todos los sentidos: comienza a sentirse, aunque tenuemente, la posibilidad de que este inesperado instante sea el inicio de un proceso que conduzca a que su estado socioeconómico y político deje de ser excepcionalmente negativo.
Leer artículo completo

Entrevista a Noam Chomsky

Los aportes del académico Noam Chomsky tienen mucho que ver con una nueva forma de pensar el mundo; resultan de la unión de dos vocaciones que casi siempre parecen irreconciliables: la de científico y la de político, vocaciones que en él, extrañamente, coexisten con igual intensidad.
Leer artículo completo

Después de Hatillo Palma. Lo nuevo y lo viejo en la inmigración haitiana

Los trágicos sucesos de Hatillo Palma produjeron una reactivación del tema de la inmigración de ciudadanos haitianos al país, planteando nuevos (y replanteando viejos) elementos de la cuestión. Dos factores unifican esos aspectos puestos sobre el tapete por el asesinato de una dominicana a manos de varios haitianos en mayo pasado: a) su naturaleza ideológica -que oculta intereses económicos, sociales, políticos y culturales- y b) su condición de obstáculos casi infranqueables en la búsqueda de soluciones adecuadas y modernas a la presencia haitiana en la República Dominicana.
Leer artículo completo

La emigración revaluada

Los procesos emigratorios de América Latina y el Caribe están siendo reformulados y revalorizados. De ser indicadores de la incapacidad de los países de origen de mantener adecuadamente a sus poblaciones, una señal de debilitamiento del sentimiento nacional en las masas que salen y una representación en el extranjero que avergüenza a sus terruños, los emigrantes han pasado a ser imprescindibles para la estabilidad socioeconómica y política de sus lugares de nacimiento, han ampliado el sentido (y la realidad) de sus naciones más allá de la territorialidad y se han convertido en genuinos embajadores de las tierras de donde partieron.
Leer artículo completo