Artículo de Revista Global 28

Paul Krugman y su tesis sobre la economía del desarrollo

Paul Krugman, estadounidense, profesor de economía y Asuntos Internacionales de la Universidad de Princeton, fue galardonado el pasado 13 de octubre con el Premio Nobel de Economía. ¿Por qué?

Paul Krugman y su tesis sobre la economía del desarrollo

Según la Fundación Nobel, el Premio Nobel de Economía 2008 fue otorgado a Paul Krugman por “sus análisis de las pautas comerciales y de la geografía de la actividad económica”.

La fundación afirmó que “las pautas del comercio y la geografía han sido siempre cuestiones claves para el debate económico. ¿Cuáles son los efectos del libre mercado y de la globalización? ¿Cuáles son las fuerzas impulsoras de la urbanización mundial? Paul Krugman ha formulado una nueva teoría para responder estas preguntas. De ese modo, ha integrado los hasta entonces dispares campos de investigación sobre el comercio internacional y la geografía económica”.¹

Por otra parte, en su libro Desarrollo, geografía y teoría económica,² Krugman, quien en el año 2004 obtuvo el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales, analiza la relación de un conjunto de ideas que denominó teoría del alto-desarrollo, la cual, según su criterio, “anticiparon en ciertos aspectos las líneas maestras de la teoría moderna del comercio y el crecimiento”. En ese sentido, en este artículo se presentan algunas de esas ideas y se realizan algunos comentarios que considero relevantes, no solo desde el punto de vista de la teoría económica en general, sino desde la perspectiva de los países de América Latina y el Caribe.

¿Cuáles son esas teorías? En primer lugar, en su libro, Krugman pasa escrutinio a lo que plantearon autores como Paul Rosentein-Rodan, Albert Hirschman, Myrdal y luego Murphy, Shleifer y Vishny (1989), fundamentalmente sobre temas relacionados con la teoría del gran empujón (big push) o con propuestas alternativas. Krugman procura modelizar esa teoría y expresa que “el modelo del gran empujón se puede ver como una demostración minimalista del papel potencial que las externalidades pecuniarias tienen sobre el desarrollo, de las condiciones necesarias para que se den estas externalidades y de lo que un modelo de externalidades debe incluir”.³

Esto significa que cuando una economía se va transformando de sectores tradicionales a otros modernos, exige que se presenten externalidades4 significativas mediante economías de escala5 en los procesos productivos y, además, salarios más elevados en los sectores modernos. Adicionalmente, Krugman argumenta que mientras existan economías de escala no aprovechadas en el sector moderno, deberá aceptarse que ese sector es imperfectamente competitivo.6

En ese contexto, Krugman argumenta que “la teoría del alto desarrollo, hacia 1958, tenía como uno de sus conceptos centrales la idea de que las economías de escala a nivel de la empresa individual se traducían en rendimientos crecientes a nivel agregado por la vía de las externalidades pecuniarias”.7 Estas externalidades tendrían una relación circular en el sentido de que la inversión en una producción a gran escala dependería del tamaño del mercado y de ese tamaño dependería la decisión de invertir.

¿Por qué fracasó la teoría del alto desarrollo?

Para Krugman, la razón fue que los principales economistas del desarrollo no pudieron conseguir traducir sus afirmaciones y conocimientos en modelos precisos que pudieran fundamentar una disciplina perdurable tuvieron “la dificultad de reconciliar las economías de escala con una estructura de mercado competitiva”.8 Dicho de otra forma, los rendimientos crecientes suponían mercados de competencia monopolística y los instrumentos desarrollados hasta la década de los sesenta aún no eran lo suficientemente apropiados para modelizar ese tipo de competencia. Aún más, hoy día se tienen grandes dificultades sobre ese particular, aspecto que han señalado numerosos economistas.

Relacionado con lo antes referido, al concebir el análisis sobre la geografía económica o economía del espacio, Krugman encontró profundas deficiencias porque no se lograba explicar, por ejemplo, el por qué se conformaban áreas urbanas altamente especializadas, como es el caso de Silicon Valley. Nuevamente, el argumento sería que “para hablar de una forma mínimamente razonable sobre geografía económica es necesario reconocer de alguna manera el papel de los rendimientos crecientes”.

De esa forma, según Krugman, las economías de escala, en combinación con la reducción de los costes de transportes, también contribuyen a explicar por qué existe una tendencia a que un número cada vez mayor de la población mundial viva en ciudades y por qué las actividades económicas relacionadas se concentran en los mismos ámbitos territoriales. Esto permite afirmar, entre otros aspectos, que “los ganadores del comercio global serían especialmente los países industrializados, en tanto que los países en vías de desarrollo podrían sacar pocas ventajas con la tendencia a la liberalización del comercio”.

Esto es válido aun dentro de regiones donde surgen –por la caída de los costos del transporte y los efectos externos como tecnológicos, spil-overs9 y empleados profesionales– en centros urbanos industriales lugares de producción altamente especializados como polos de crecimiento, que conducen asimismo a la definición de ganadores y perdedores.10  Sobre estos temas relacionados con la economía del espacio, será en otra oportunidad que haré comentarios adicionales. Por ahora mencionaré lo que expresó Krugman: “Los economistas evitaron mirar el aspecto espacial de las economías porque sabían que no tenían ninguna forma de modelizarlo”. ¹¹

Sobre la teoría del desarrollo

A continuación, se presentan algunos comentarios que pueden resultar más atractivos a los intereses de los países latinoamericanos, particularmente a aquellos sectores sociales que han sido más perjudicados con la aplicación de las políticas económicas contenidas en el denominado Consenso de Washington. Estas políticas aseguran, entre otros aspectos, que si se siguen ciertos postulados de la economía liberal, los países latinoamericanos se verían beneficiados con el libre comercio del mercado internacional.¹²

  1. Resulta notable destacar que el premio Nobel se le diera a un economista que revive el interés por el análisis de las teorías de desarrollo, desde una perspectiva distinta a la neoclásica y especialmente contraria a algunas de las tesis neoliberales más ortodoxas, donde el mercado ha sido elevado por algunos a la categoría de un dios omnipresente y benevolente para “todos” y que siempre, mediante la “eficiencia productiva” y la libertad de comercio, conduce a todos los “países en vías de desarrollo” a metas de mayor bienestar para la población. Para desmentir estas pretensiones, basta recordar las promesas del neoliberalismo sobre el bienestar de toda la población de un país y al mismo tiempo los aumentos de la pobreza y la desigualdad en América Latina.
  2. No obstante el hecho positivo de que el premio Nobel se le diera a un economista que difiere en algunos aspectos sustantivos de la economía neoliberal, hay que reconocer que Krugman ignora o subestima la teoría estructuralista y neoestructuralista desarrollada en América Latina por miembros de la CEPAL y un número importante de economistas latinoamericanos (entre los que destaca, por ejemplo, Celso Furtado); quizá porque también considere que el desarrollo conceptual y metodológico no es “modelizable”, según lo consideran los economistas de países desarrollados. Hay que reconocer que muy ocasionalmente los economistas latinoamericanos nos hemos preocupado por modelizar nuestras propuestas de desarrollo.
  3. En América Latina y el Caribe, al adoptarse el neoliberalismo, los estudios sobre el desarrollo integral han venido perdiendo relevancia. Hay que resaltar que algunos de estos estudios eran respaldados, total o parcialmente, por organismos financieros internacionales. Una excepción en el caso costarricense sería la publicación del Informe Anual sobre el Estado de la Nación en Desarrollo Humano Sostenible, que anualmente publica el Consejo Nacional de Rectores (CONARE) y la Defensoría de los Habitantes, por medio del programa Estado de la Nación. Como resultado de la crisis mundial se justifica aún más esa publicación por los efectos que podría tener en un futuro muy cercano la población más pobre del país. ¹³
  4. Como resultado de la entrada en vigencia del tratado de libre comercio de los países centroamericanos y de la República Dominicana con los Estados Unidos de Norteamérica (conocido por sus siglas en inglés como DR-CAFTA) y a la luz de lo expresado sobre las consecuencias que se derivan del análisis de Krugman sobre los países beneficiarios del comercio, bien vale la pena preguntarse si este TLC realmente va a desarrollar a los países centroamericanos y a la República Dominicana o más bien va a perpetuar nuestro subdesarrollo. En particular, se tendría que analizar si la especialización productiva y de servicios que tendrían los países referidos (excluyendo los Estados Unidos) con el TLC conduciría a un desarrollo integral o más bien a una sobreexplotación de nuestros recursos, tales como nuestra fuerza laboral capacitada, la biodiversidad, las riquezas naturales, las zonas costeras y el mar. Por ejemplo, ¿es apropiado a los intereses por desarrollarse de un país centroamericano o de la República Dominicana el avance en las zonas costeras y en los proyectos de hotelería sobre la base de inversionistas ligados a grandes consorcios hoteleros donde el conjunto de negocios se ve en términos fundamentalmente de rentabilidad económica de los inversionistas? ¿Es posible el desarrollo del turismo en los países con base a una mayor proporción de inversionistas de los mismos países y que velen por un uso apropiado de los recursos naturales, de manera que la mayoría de los resultados socioeconómicos de la inversión queden en manos de los países receptores de esas inversiones?14
  5. Finalmente, considero que las tesis de Krugman son una invitación a replantearnos la estrategia de desarrollo seguida por nuestros países para fijar nuestro propio derrotero y no esperar a que desde el Norte se nos explique, en un futuro, por qué es que no hemos podido desarrollarnos. En ese sentido, entiendo que debemos ser más creativos y atrevidos y plantearnos modelos que, partiendo de nuestros recursos humanos, materiales, financieros y ambientales, se sustenten en el respeto y solidaridad hacia cada persona.

Helio Fallas Venegas es licenciado en Economía de la Universidad de Costa Rica y tiene una maestría en Economía de la Universidad de los Andes, Colombia. Ha sido ministro de Vivienda, ministro de Planificación Nacional y Política Económica, y director ejecutivo de la Cámara de Industrias.  También consultor del IICA, CEPAL, PNUD, ONUDI, Proyecto Estado de la Nación (CONARE y Defensoría de los Habitantes), y CINPE, entre otros. Entre sus publicaciones destacan: Crisis económica en Costa Rica, 1981; Agricultura y cambio estructural en Centroamérica, junto con Eugenio Rivera, IICA, 1988; La competitividad en el istmo centroamericano, fedepricap-bid, 1993; y el capítulo “Oportunidades, estabilidad y solvencia económica” de los informes anuales del Programa Estado Nación (1994-1999).

Notas

1 Ver nota completa de la Real Academia de las Ciencias de Suecia en: http://nobelprize.org/nobel_prizes/economics/laureates/2008/press.html.

2 Krugman, 1997. Desarrollo, geografía y teoría económica.

3 Opus, citado.

4 Las externalidades, también conocidas como efectos externos, economías externas y utilidades (o desutilidades) externas, son efectos económicos colaterales de las acciones de unas personas sobre otras que no se expresan en un precio, es decir, que son externos al mercado. Si una empresa contamina el ambiente, arrojando residuos a un río, por ejemplo, su actividad produce entonces una externalidad negativa sobre quienes habitan cerca del mismo o utilizan sus aguas para pescar; si una persona coloca una obra de arte en su jardín, a la vista de todos los que pasen por la calle, produce entonces en los transeúntes una externalidad de signo positivo, pues estos podrán disfrutar del bien sin haber tenido que pagar por ello. Más detalles en Diccionario de economía y finanzas de eumed.net, España.

5 Existen economías de escala en la producción de un bien cuando el costo medio del mismo disminuye, en el largo plazo, al aumentar la escala en que se lo produce. En el caso contrario, cuando los costos aumentan al aumentar la escala de la producción, se habla de deseconomías de escala. Ver Diccionario de economía y finanzas, opus cit.

6 La competencia imperfecta se refiere a que el productor puede influir en el comportamiento de los precios de sus productos y con ello obtener beneficios extraordinarios. No existen modelos apropiados para tratar este tipo de competencia por lo que se toman supuestos arbitrarios en gustos de los consumidores, tecnología y comportamiento.

7 Krugman. 1997. Desarrollo, geografía y teoría económica. Página 18. Barcelona. España.

8 Los modelos neoclásicos suponían competencia perfecta y rendimientos constantes, entre otros aspectos.

9 Efectos positivos derivados de la utilización creciente de nuevas tecnologías. ESLEE. Universidad de Alcalá.

10 Novy, Andreas. 2005. Economía Política Internacional. Departamento para el Desarrollo Urbano y Regional de la Universidad de Economía de Viena. Comentarios a la propuesta de Krugman.

11 Para un mayor detalle del pensamiento de Krugman en esta materia ver su libro Desarrollo, geografía y teoría económica. 1997. Página 36. Barcelona. España.

12 José Antonio Ocampo. 2001. Revista de la cepal 74. agosto de 2001. Santiago, Chile.

13 Otros países de América Latina también se han unido en estos esfuerzos por publicar “estado de la nación”, como resultado en parte de los esfuerzos que ha realizado el PNUD por elaborar estudios de los países sobre el desarrollo humano, con la activa participación de la sociedad civil y las universidades de los países.

14 En algunos países se presentan distintos modelos de turismo: uno intensivo en capital externo con conexiones extranjeras para la movilización de turistas y otros con inversionistas nacionales con unidades de producción más reducidas donde el valor agregado nacional proporciona mayores vínculos locales. Un análisis amplio de estos modelos es necesario para introducir las políticas correctivas que fueran del caso.

Bibliografía

Eumed. Internet. Diccionario de economía y finanzas. España.

Hudson, Michael y Sommers, Jeffrey. 2008. El fin del consenso de Washington. CounterPunch martes 16 de diciembre de 2008.

Krugman, Paul. 1997. Desarrollo, geografía y teoría económica. Antoni Bosch, editor, S.A. Barcelona. España. Royal Swedish Academy of Sciences. 2008. Press Release. 13 October 2008. — Trade and Geography – Economies of Scale, Differentiated Products and Transport Costs. 2008. Compiled by the Prize Committee of the Royal Swedish Academy of Sciences. Swedish.

Novy, Andreas. 2005. Economía Política Internacional. Departamento para el Desarrollo Urbano y Regional de la Universidad de Economía de Viena. Comentarios a la propuesta de Krugman.

www.terra.es. 2008. Paul Krugman obtiene el Nobel de Economía por sus teorías sobre comercio y geografía económica.

Yahoo! Finanzas. Internet. Nobel a Krugman, autor de nuevas teorías sobre comercio y economía geográfica.