Artículo de Revista Global 51

Periodismo digital en la RD: un modelo por definir

El nuevo modelo de negocios al que se enfrentan los medios tradicionales con la caída de la reducción de la difusión o de la audiencia y la irrupción de los medios digitales redefine el escenario mediático en los países en desarrollo tanto como en los desarrollados. Este artículo describe y analiza la actualidad de los cibermedios y, en general, del periodismo digital en la República Dominicana, país de referencia en la región del Caribe, a partir de una encuesta enviada a los medios de comunicación y de entrevistas en profundidad con responsables de grupos de comunicación.

Periodismo digital en la RD: un modelo por definir

Los medios tradicionales se enfrentan a la caída de la difusión o de la audiencia, cuentan con una inversión publicitaria cada vez menor, y afrontan un aumento de la competencia. Internet compite en todos los terrenos: ofrece inmediatez, interpretación y entretenimiento. Si bien es cierto que todavía preocupa cómo sacar rendimiento del modelo de negocio en la Red, también lo es que para muchos ciudadanos es el medio de comunicación escogido para abastecerse de noticias.

El presente artículo condensa una investigación de mayor alcance, realizada en 2009 por el Centro de Investigación de la Comunicación de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (FUNGLODE) y publicada bajo el título El Libro Blanco del periodismo dominicano, en febrero de 2011.1 La investigación cuenta con la participación de las escuelas de comunicación de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), la Universidad Dominicana Organización y Método (O&M), la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD) y la Universidad Tecnológica de Santiago (UTESA). Y con el asesoramiento de expertos de la Universitat Ramon Llull de Barcelona.

El estudio explica la consolidación de los cibermedios en el país, desde el primer portal informativo puesto en marcha entre 1995 y 1996 hasta la actualidad, cuando coexisten casi un centenar. La investigación analiza el salto que los medios de comunicación tradicionales han hecho a Internet, desde que los periódicos Hoy y Listín Diario lanzaron su versión digital.

La metodología escogida para abordar el estado del sector mediático digital en la República Dominicana conjuga herramientas cualitativas y cuantitativas; más concretamente, se sirve de la entrevista y el cuestionario. Para esta investigación se realizaron numerosas entrevistas a los responsables de los grupos de comunicación con el objetivo de recoger datos e informaciones directamente de la fuente original. En primer lugar, la entrevista se hizo a través de un cuestionario y después se pasó a la entrevista en profundidad.

Teorías fundamentales

El periodismo está sufriendo una transformación radical, quizás la mayor en su historia. Según John V. Pavlik, «en el ocaso del siglo xx y albores del xxi está surgiendo una nueva forma de periodismo, con características como las noticias omnipresentes, el acceso global a la información, la cobertura instantánea, la interactividad, los contenidos multimedia y la extrema personalización del contenido».2 Los nuevos medios de comunicación, según este y otros autores, están transformando el periodismo por cuatro vías: contenidos periodísticos; rutinas de trabajo; estructura de las redacciones y de la industria; y relaciones entre las empresas informativas, los periodistas y sus diversos destinatarios.

Para la audiencia el mayor impacto es el que afecta al contenido de las noticias, que a raíz de las nuevas tecnologías está más contextualizado y es más navegable. «Los relatos abarcan un abanico más amplio de modalidades comunicativas (por ejemplo, texto, imágenes, vídeo y gráficos); una escritura no lineal o hipermedia (es decir, los enlaces); una extraordinaria personalización y una mayor participación de la audiencia».3 Internet ofrece al periodismo nuevas oportunidades gracias al hipertexto, la interactividad, el multimedia, la personalización o la actualización constante.

El periodista dispone de nuevas herramientas digitales, cada vez más portátiles, económicas y potentes, para recopilar la información, producirla, editarla y comunicarla. Y se caracteriza por una polivalencia cada vez mayor, «que le lleva a asumir tareas que en el pasado eran propias de otros profesionales, lo que le fuerza a desarrollar un perfil más complejo y exigente».4 El periodista de hoy, en la mayoría de las redacciones, desempeña simultáneamente las labores de reportero, redactor, editor, documentalista, maquetista y fotógrafo.

Las empresas periodísticas viven un proceso de diversificación mediática.5 Así, muchas editoras se han convertido en grupos multiplataforma con intereses en todos los sectores de la comunicación. Paralelamente a esta diversificación, las empresas han adoptado estrategias de coordinación tanto a escala editorial como comercial. Por esto, la integración de redacciones es un factor clave de la transformación del periodismo. Según Pablo J. Boczkowski, «la redacción es un espacio sociomaterial en el cual la tecnología influye muchísimo en la forma de crear la información, en quiénes participan en esa creación y en cómo los futuros consumidores son representados en el producto final».6

Los fenómenos que se están produciendo en las diferentes esferas –lenguajes informativos, perfil de los periodistas, tecnología utilizada y reconfiguración de las empresas– se han identificado bajo una etiqueta común: convergencia. José Alberto García Avilés, Pere Masip y Ramón Salaverría definen este concepto del siguiente modo: «La convergencia periodística es un proceso multidimensional que, facilitado por la implantación generalizada de las tecnologías digitales de telecomunicación, afecta al ámbito tecnológico, empresarial, profesional y editorial de los medios de comunicación, propiciando una integración de herramientas, espacios, métodos de trabajo y lenguajes anteriormente disgregados, de forma que los periodistas elaboran contenidos que se distribuyen a través de múltiples plataformas, mediante los lenguajes propios de cada una».7

A pesar de las transformaciones del sector periodístico desde mediados de la última década del siglo xx, diversos autores constatan que los medios de comunicación no aprovechan todas las posibilidades que Internet ofrece. Según Jane B. Singer, la mayor parte del contenido de los diarios on line es creado para la versión impresa y se publica en la web sin ningún tipo de adaptación: «La mayoría del contenido de los diarios digitales es, entonces, una simple réplica del producto impreso».8

Concha Edo, en 2002, afirmaba que por aquel entonces los periodistas todavía no utilizaban los recursos comunicativos ofrecidos por la Red: «Ni se ha llegado a crear un medio nuevo, ni existe un lenguaje nuevo que saque todo el partido posible al hipertexto o a la interactividad, ni se cuenta todavía demasiado con las intervenciones de los lectores, ni se ofrece –en este caso, por las limitaciones que marca la tecnología– material audiovisual de calidad».9 En 2005, Ramón Salaverría sostenía que los periodistas no sacaban el máximo partido al lenguaje que ofrece Internet, pero pronosticaba que tarde o temprano se asimilaría: «Hasta ahora el lenguaje de los cibermedios apenas si ha dado sus primeros pasos y, de hecho, los cibermedios se muestran bastante más preocupados por hallar modelos de negocio sostenibles que por la creación de nuevos lenguajes. […] Ya sea por renovación o por innovación, parece claro que el desarrollo de un nuevo lenguaje ciberperiodístico llegará gracias al aprovechamiento de la hipertextualidad, la multimedialidad y la interactividad».10

Ante esta transformación en el ámbito periodístico, propiciada por la digitalización de los contenidos y los procesos de producción, la concentración de las empresas periodísticas y la consolidación de Internet, es necesario estudiar la adaptación de las empresas periodísticas y de los periodistas. El presente estudio describe y analiza el fenómeno en la República Dominicana, país que a finales de los noventa tenía una penetración de Internet del 0.6%, porcentaje que en 2009, cuando se realizó esta investigación, se había disparado hasta el 27.7%.

Contextualización en tiempo real

Desde finales de la década de 1990, los medios digitales están presentes en la República Dominicana, aunque el modelo de negocio y el lenguaje propio de los cibermedios se están consolidando en la actualidad.

El primer período del periodismo digital dominicano data de 1995-1996, con la puesta en línea de Dedom, un portal informativo puesto en marcha por los periodistas Huchi Lora y Silvio Herasme Peña. El proyecto, adelantado a su tiempo y espacio, fracasó. Y es que el uso de Internet por parte de la población dominicana no despegó hasta principios de 2000, de modo que hasta entonces la demanda de información a través de la Red era casi nula. En 1997, la penetración de Internet en el país era de un 0.6%, lo que suponía unos 42,159 usuarios. Por otro lado, el sector mediático dominicano tardó en visualizar el potencial del nuevo soporte, a pesar de los éxitos que por entonces tenían en el continente la versión digital de La Nación en Costa Rica o la de Clarín en Argentina, por citar algunos ejemplos.

Entre 1996 y 1999 solo otro pure player salió al mercado: Enel.net, iniciativa que formó parte de los proyectos mediáticos de la familia Pellerano, propietaria de la Editorial AA, que publicaba la revista Rumbo, líder del sector. A finales de la primera década del siglo xxi, Enel.net era uno de los portales más visitados y contaba con los servicios de Ad Serving de Real Media, entonces el sistema más moderno en el mercado caribeño. El proyecto no logró consolidarse, pero evidenció el interés que empezaba a surgir en los propietarios de los medios impresos por el potencial de la Red como difusor de noticias.

Los dos primeros diarios impresos en tener versión digital fueron Hoy y Listín Diario, que llegaron a Internet, con contenido muy básico, en 1997, dos años después de que en la República Dominicana se introdujera el servicio de Internet Dial Up, ofrecido por las empresas Codetel y Tricom. Hoy y Listín Diario se limitaban a subir las principales noticias durante la noche, después del cierre de sus ediciones, y no actualizaban los contenidos durante el día.

El vespertino El Nacional colgó sus noticias más destacadas en la Red algunos años después, en 2000. Por aquel entonces, Listín Diario, el periódico dominicano con más antigüedad, con tres periodistas al frente de la versión digital, actualizaba de forma esporádica la web durante el día; el diario El Siglo –desaparecido en 2001– también tenía página web; y El Caribe comenzaba a trabajar en la suya ese mismo año. Cadena de Noticias (CDN) empezó a transmitir su programación, tanto de televisión como de radio, en directo por Internet en 2002.

Entre 2000 y 2004 aparecieron 23 sitios en Internet dedicados a difundir contenidos periodísticos. Entre 2005 y 2009 fueron 47 los medios digitales creados. Solo en 2007 surgieron 16. Pero fue en 2006 cuando surgió Clave Digital, un referente del periodismo digital dominicano. El portal informativo semanal fue creado por los periodistas Fausto Rosario Adames, Víctor Bautista, Rafael Núñez Grassals y Gustavo Olivo. La esencia de su éxito estaba en el contenido: periodismo de investigación realizado sin compromisos con los principales grupos de comunicación que controlan las empresas periodísticas. Revelaciones sobre corrupción dieron al informativo digital récords de audiencia, lo cual se evidenció en la captación de publicidad y la atención que ganaba el portal entre universidades y empresas periodísticas.

Una innovación de Clave Digital fue la asignación de espacio importante a los comentarios de los lectores, con quienes propició el debate. En agosto de 2010, el portal informativo y su versión impresa, con casi dos años de circulación, cerraron.

Los medios digitales hoy

En la actualidad, las ediciones de los ocho diarios del país no mueren en el papel, sino que tienen continuidad en la Red. Cada uno de los periódicos tiene su versión digital, que, en la mayoría de los casos, actualiza de manera constante. Internet ha sido un aliado, más que una amenaza, para las revistas. En 2009, el 65.73% de las publicaciones periódicas se podía leer en la Red. La radio y la televisión también han irrumpido con fuerza en Internet. El 62.06% del conjunto de emisoras de frecuencia modulada (FM) y el 56.38% de emisoras de amplitud modulada (AM) está en la Red, mientras que poco más de la mitad de los canales de televisión en las bandas de acceso gratuito uhf y vhf (el 54.35%) tiene transmisión por Internet.

A pesar del aumento de medios digitales –para esta investigación realizada en 2009 se contabilizaron 73–, los cibermedios de la República Dominicana aún no explotan el lenguaje propio de la Red. La mayoría de ellos se concentra básicamente en reproducir, pero no en crear. Si bien es cierto que los cibermedios tienen ciclos de actualización más cortos –el 88.89% actualiza a diario (gráfico 1)–, también lo es que no han incorporado la hipermedialidad, la multimedialidad y la interactividad, tres rasgos básicos del periodismo digital.11 Como ocurre en la mayoría de países, tampoco apuestan por la especialización –el 72.86% ofrece información generalista–, a pesar de que la segmentación de públicos es fundamental para ganar audiencia.

La tendencia mundial es clara: un número creciente de usuarios prefiere informarse a través de Internet, mientras que la demanda de periódicos impresos desciende vertiginosamente.12 Esta tendencia empieza a percibirse en la República Dominicana a medida que la penetración de Internet aumenta. En 1997, la penetración en el país era de un 0.6%, lo que suponía unos 42,159 usuarios. En 2009, la penetración alcanzaba al 27.7% de la población, es decir, existían alrededor de 2,601,279 usuarios.13 El 47% de los jóvenes prefiere informarse, comunicarse y entretenerse por Internet.14

A pesar del crecimiento de medios digitales registrado durante los últimos años, en 2008 se produjo un punto de inflexión: se crearon siete portales informativos, una cifra muy alejada de los 16 que se registraron en 2007 o los 12 de 2006 (gráfico 2). La desaceleración del surgimiento de nuevas webs –en 2009 se crearon 6– puede estar vinculada con la falta de apuestas propias y de especialización temática, ya que el 71.23% de los cibermedios aborda información general. Un 6.85% se concentra en temas tecnológicos y casi en igual proporción –5.48%– se tratan temas culturales y de viajes y turismo. Los especializados en deporte alcanzan el 4.11% y tan solo un 1.37% trata temas religiosos, de economía y salud (gráfico 3).

Casi todos los medios están compitiendo con la misma información, de manera que aunque hay más páginas web para leer noticias, la mayoría ofrece información general salida de la misma fuente. La oferta informativa, que no ofrece grandes novedades al lector, se traduce en un reparto de la publicidad entre más medios a menor coste.

El reto de las empresas periodísticas

El 61.11% de los cibermedios está vinculado a otras empresas mediáticas, lo que podría indicar que los medios digitales solo son el reflejo de los medios de comunicación tradicionales. Esta vinculación denota, además, la dependencia económica que tienen los medios on line (gráfico 4).

Los medios digitales son, principalmente, urbanos. En Santo Domingo se ubica el 76.71% de los cibermedios, un fenómeno que responde a la concentración de la población con mayor conexión a Internet y telefonía móvil. La centralización y hegemonía geográfica de la información se da también en los medios digitales, tal y como ocurre en los medios tradicionales (gráfico 5).

El 39.39% de los medios on line está integrado por equipos de menos de tres periodistas, mientras que el 31.82% emplea entre cuatro y siete; lo que significa que el 71.21% de los medios digitales está elaborado con equipos de no más de siete trabajadores. Solo un 6.06% de los medios digitales da empleo a más de once personas, y un 13.64% a entre ocho y once (gráfico 6), aunque hay que señalar que los periodistas de los medios tradicionales colaboran en la edición digital.

El 76.36% de los directores de cibermedios afirma ser periodista, un porcentaje superior a lo que ocurre en otros medios. Por poner un ejemplo, el 56.94% de las revistas del país están dirigidas por personas que no son graduadas en periodismo. Solo un 15.94% de los directores de los medios digitales es mujer; una cifra relativamente positiva si se compara con los diarios impresos, donde no hay ninguna mujer directora.

Las redacciones están formadas principalmente por hombres, que representan el 70.35%; un dato similar al de las redacciones de las emisoras y las estaciones de televisión por cable, donde los porcentajes son del 77.74% y el 75.27%, respectivamente.

Los hallazgos

El periodismo digital se afianza en la República Dominicana a medida que la penetración de Internet aumenta. Sin embargo, los empresarios y periodistas ensayan fórmulas desde que se introdujo el servicio de Internet Dial Up en 1995. Los medios tradicionales han apostado por la versión digital desde el primer momento: los diarios Hoy y Listín Diario están en la Red desde 1997.

Desde 1995, cada año se crean nuevos cibermedios en la República Dominicana, pero el periodismo digital todavía no logra sacar rendimiento del modelo de negocio en Internet, como ocurre en la mayoría de países. Tampoco se aprovechan todas las oportunidades que ofrece el lenguaje periodístico en la Red, es decir, la hipermedialidad, multimedialidad e interactividad. La mayoría de medios digitales dominicanos, por el momento, se limita a reproducir y no a crear.

El 61.11% está vinculado a otras empresas mediáticas, lo que podría indicar que los medios on line son solo un reflejo de los tradicionales. La mayoría (el 71.23%) publica información general, que en muchos casos procede de la misma fuente, y son pocos (el 28.77%) los que apuestan por la especialización en deportes, cultura, economía, salud, tecnología o religión.

La falta de innovación y especialización, características del sector, se reflejan en las redacciones. La mayoría de plantillas de los medios digitales (el 71.21%) está integrada por equipos de no más de siete periodistas. La minoría (el 6.06%) cuenta con más de once titulados. Las redacciones están formadas principalmente por hombres (70.35%) y cuentan con un director periodista (76.36%).

Elina María Cruz, máster por la Universidad de Salamanca, licenciada por la Universidad Autónoma de Santo Domingo, directora del Centro de Investigación de la Comunicación de Funglode.

Josep-Lluís Micó, doctor por la Universidad Politécnica de Valencia, profesor titular de la Universitat Ramon Llull (Facultat de Comunicació Blanquerna, Barcelona, España).

Pere Masip Masip, doctor por la Universitat Ramon Llull, profesor titular de la Universitat Ramon Llull (Facultat de Comunicació Blanquerna, Barcelona, España).

Elvira Lora, máster por la Universidad Autónoma de Santo Domingo, licenciada por la Universidad Católica de Santo Domingo y directora del Departamento de Comunicación Social de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

Susana Pérez, licenciada por la Universitat Ramon Llull, becaria de investigación de la Universitat Ramon Llull (Facultat de Comunicació Blanquerna, Barcelona).

Notas

1 E. María Cruz (coord.); J. L. Micó y P. Masip (eds.). El Libro Blanco del periodismo dominicano. Santo Domingo: Fundación Global Democracia y Desarrollo, 2011.

2 J. V. Pavlik, El periodismo y los nuevos medios de comunicación. Paidós: Barcelona, 2005. p. 13.

3 Ibídem. p. 17.

4 P. Masip y J. L. Micó (coords.), La convergència comunicativa a la premsa local i comarcal: Noves perspectives per a la informació. Barcelona: Generalitat de Catalunya, 2010, p. 29.

5 M. Castells, Comunicación y poder. Madrid: Alianza Editorial, 2009, pp. 116-118.

6 P. J. Boczkowski, Digitalizar las noticias. Innovación en las noticias on line. Ediciones Manantial: Argentina, 2006, p. 32.

7 J. A. García Avilés, P. Masip y R. Salaverría, «Concepto de convergencia periodística» en Convergencia digital. Reconfiguración de los medios de comunicación en España. Santiago de Compostela: Servicio Editorial de la Universidad de Santiago de Compostela, 2010, pp. 42-46.

8 J. Singer, «The metro wide web: changes in newspapers’ gatekeeping role online», Journalism and mass communication quarterly, 2001, v. 78, n.o 1, pp. 65-80.

9 C. Edo, Del papel a la pantalla. Sevilla: Comunicación Social, 2002.

10 R. Salaverría, Redacción periodística en Internet. Navarra: Ediciones Universidad de Navarra, 2005, p. 27.

11 Ibídem pp. 21-36.

12 Cheryl Sadowski, «Newspapers websites post consecutive quarterly traffic increase» [en línea], Newspaper Association of America, 12 de julio de 2011. [Consulta: 29 de septiembre de 2011.]

13 E. María Cruz (coord.); J. L. Micó y P. Masip (eds.). El Libro Blanco del periodismo dominicano. Santo Domingo: Fundación Global Democracia y Desarrollo, 2011. p. 256.

14 Ibídem, p. 215.

Bibliografía

boczkowski, P. J.: Digitalizar las noticias. Innovación en las noticias on line. Argentina: Ediciones Manantial, 2006.

castells, M.: Comunicación y poder. Madrid: Alianza Editorial, 2009.

cruz, E. M. (coord.); micó, J. L. y masip, P. (eds.): El Libro Blanco del periodismo dominicano. Santo Domingo: Fundación Global Democracia y Desarrollo, 2011.

edo, C.: Del papel a la pantalla. Sevilla: Comunicación Social, 2002.

garcía Avilés, J. A.; masip, P., y salaverría, R.: «Concepto de convergencia periodística» en Convergencia digital. Reconfiguración de los medios de comunicación en España. Santiago de Compostela: Servicio Editorial de la Universidad de Santiago de Compostela, 2010.

micó, J. L.; masip, P.; nogué, A., y otros: «Periodistas polivalentes en la prensa de proximidad. Una tendencia (casi) inevitable en Cataluña» Textual y Visual Media, 2010, v. 3, pp. 151-166.

Pavlik, J. V.: El periodismo y los nuevos medios de comunicación. Barcelona: Paidós, 2005.

ruiz olabuenaga, J. L. y ispizua, M. A.: «La entrevista en profundidad» en La descodificación de la vida cotidiana. Bilbao: Universidad de Deusto, 1989.

sadowski, Cheryl: «Newspapers websites post consecutive quarterly traffic increase» [en línea], Newspaper Association of America, 12 de julio de 2011. [Consulta el 29 de septiembre de 2011.]

salaverría, R.: Redacción periodística en Internet. Navarra: Ediciones Universidad de Navarra, 2005.

singer, J.: «The metro wide web: changes in newspapers’ gatekeeping role online», Journalism and mass communication quarterly, 2001, v. 78, n.o 1, pp. 65-80.

wimmer, R. D. y dominick, J. R.: La investigación científica de los medios de comunicación. Barcelona: Bosch, 1996.