Revista Global 26

Barack Obama

Cuando nuestro poeta Manuel del Cabral se atrevió a predecir que en los Estados Unidos más o menos de esta época habría de gobernar un negro, las voces más agudas se levantaron en su contra. Y ese “¡no!” colectivo parecía casi perfecto. En aquella época no existían argumentos políticos para justificar esa afirmación; quizás por eso tocó a un poeta decirlo.

Aún en esta época era demasiado empinado ese camino y se pensó que Obama caería al final. Era tal la duda sobre ese triunfo que aun aquellos que lo deseaban llegaban a conformarse con otra salida. Algo lo llevaba a avenirse con un triunfo menor, a postrarse frente a una salida a medias.

¿Y cómo pensar otra cosa en los Estados Unidos de la primera década del siglo XXI, en los Estados Unidos de “todo” lo negativo, donde hacía menos de 50 años, mucho menos, que en la mayoría de los estados los negros carecían de los derechos civiles más elementales? Pero los hechos, en la medida que se producían, hacían más posible lo que parecía imposible. Una integración progresiva del pueblo y de las distintas técnicas que tenía a mano evidenciaba el comienzo de una revolución en la forma y en el contenido de hacer política en los Estados Unidos.

Eso, una revolución, fueron la lucha por la candidatura y por la presidencia de Obama. Y se da concomitantemente con el destape de una crisis financiera y económica solo comparable a la de 1929. Pasaron de tal forma, una junto a la otra, que de repente, parecía todo preparado. Pero sabemos que no. Lo que sí es que la crisis hizo más aceptable el triunfo de un negro. Obama, su personalidad e historia, juegan un papel vital en la revolución en marcha en los Estados Unidos. Pero tal fenómeno social solo fue posible gracias al pueblo estadounidense y a la tecnología que estaba a su alcance.

Un hecho social trascendental, un negro gobernando los Estados Unidos, que se produce aparentemente sin una teoría que reflexiona y organiza. De ahí que la mayoría de las explicaciones conocidas hasta ahora se centran en Obama.
Y es hasta cierto punto lógico. Un negro presidente de los Estados Unidos. Un negro demócrata. Un negro progresista. Un negro que comienza a adoptar medidas plausibles.

En cuanto al conjunto de promesas que ayudaron a conducirlo al triunfo, no es posible decir qué pasará. Asistí al Foro Europa, América Latina, Estados Unidos, que se celebró el 14 y 15 de enero y la conclusión fue esta misma. Obama camina sobre un campo minado y eso hace muy difícil predecir. Esperemos.

Carlos Dore Cabral





ARTÍCULOS DE ESTA REVISTA


Valores y expectativas

Nunca antes la elección de un presidente de Estados Unidos concitó tanta atención en el mundo. La candidatura del afroamericano Barack Obama y la interconexión del planeta a través de las redes digitales y la televisión por cable lo permitieron. Donde empezó todo, en la Convención Demócrata de 2004, en la que participó como orador.
Leer más

Entrevista a Jonathan Hartlyn

Durante la estadía del sociólogo Jonathan Hartlyn en el país con motivo de su presentación en Funglode del libro Lucha por la democracia política en la Republica Dominicana, Global tuvo el placer de conversar y discutir algunas de las ideas planteadas en esta valiosa obra.
Leer más

Hacia políticas culturales: la economía creativa

Somos testigos de una época en la cual la originalidad, la imaginación, la inspiración o la ingeniosidad se vinculan de manera cada vez más directa a una parte de la economía dirigida por símbolos, textos, sonidos e imágenes: la economía creativa, uno de los campos más dinámicos de la economía mundial, que se posiciona, al.
Leer más

Obama: precisión estratégica e innovación

Dos factores fundamentales, precisión estratégica e innovación, además del voto de castigo contra el gobierno del presidente George W. Bush, explican por qué y cómo Barack Obama logró convertirse en el 44 presidente de los Estados Unidos de América y, además, en el primer líder afroamericano del mundo libre.
Leer más

Lecciones de una campaña: seis estrategias ganadoras

La victoria de Barack Obama se sustentó en seis estrategias ganadoras: combatir las mentiras, sumar líderes de la modernidad, hacer política en red y en las redes, feminizar los valores de la política, pensar con imágenes, y emocionar con ideas. El autor desarrolla cada una de ellas.
Leer más

Especulación, alimentos y petróleo en la economía de casino

Hay un aspecto esencial que los analistas y los medios internacionales de comunicación han casi ignorado o le han prestado poca atención, y, sin embargo, ha desempeñado un papel crucial en el crecimiento de los precios de los alimentos y del petróleo: la especulación, uno de los factores de mayor incidencia en el actual sistema.
Leer más

La inmunodeficiencia humana y la deficiencia de la humanidad

En la situación actual, y sin necesidad de contar con nuevos avances médico-farmacéuticos, es posible revertir el rumbo expansivo del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana): el problema que implica y la desproporcionada y negativa consideración social y legal de los que viven con dicha enfermedad. Es nuestra obligación abrir nuevos caminos desde los cuales.
Leer más