Artículo de Revista Global 57

Sobre los premios literarios y su función social

A partir de un análisis somero del significado de los Premios Anuales de Literatura, los únicos que otorga el Estado dominicano en solitario, se plantea que podrían constituirse en un valioso instrumento para gratificar y dignificar a los creadores dominicanos.Este galardón serviría para establecer un canon de la literatura dominicana, transformarse en una instancia verificadora para nuestro tiempo y relanzar el conocimiento y la lectura, lo que abriría la posibilidad de elaborar una línea editorial fundamental para editar los cien libros clásicos dominicanos.

Sobre los premios literarios y su función social

Desde hace poco menos de un siglo, el Estado dominicano convoca a los escritores nacionales a participar en el certamen de los Premios Anuales de Literatura, que dependen administrativamente de la Dirección de Gestión Literaria del Ministerio de Cultura. Históricamente estos premios –primero a través de la Dirección General de Bellas Artes, después por vía de la Secretaría de Estado de Educación y Cultura, luego a través de la Secretaría de Educación y la de Cultura, en conjunto, y posteriormente, hasta la actualidad, por el Ministerio de Cultura– han sido convocados y fundamentados en el decreto número 111-05, de fecha 23 de marzo, que establece las nuevas bases y las modalidades de estos galardones que se adjudican como tales desde el año 2006.

Los premios establecidos en el decreto de referencia son los siguientes: Premio Nacional de Poesía Salomé Ureña de Henríquez, Premio Nacional de Novela Manuel de Jesús Galván, Premio Nacional de Cuento José Ramón López, Premio Nacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña, Premio Nacional de Teatro Cristóbal de Llerena, Premio Nacional de Historia José Gabriel García y Premio Nacional de Literatura Infanto-Juvenil Aurora Tavárez Belliard.

Cabe señalar que en los casos de los galardones de Historia y Ensayo se prevén tres modalidades. En el de Historia, se establecen específicamente las categorías de ensayo de investigación e interpretación, recopilación de documentos históricos y ensayo testimonial, y en el de Ensayo las de ensayo sociopolítico, ensayo literario y ensayo científico.

Cuando los premios son convocados, generalmente durante el primer trimestre de cada año, centenares de escritores, consagrados y emergentes, tienen la oportunidad de competir en paridad de condiciones y bajo el imperio de la equidad y del respeto a la calidad de la expresión, a la capacidad creativa, innovadora e imaginativa de sus textos, tanto de aquellos inéditos como de los publicados en el transcurso del año que rige su convocatoria.

Estos galardones, vale destacarlo aquí, son los únicos premios oficiales nacionales que ofrece y patrocina el Estado dominicano en materia literaria. Abiertos a la participación de la gran mayoría de los escritores nacionales, según bases públicas que pretenden garantizar el mayor grado de equidad, objetividad, seguridad y transparencia en el proceso de preselección y de premiación, y avalados por el Ministerio de Cultura, intentan reconocer la calidad expresiva y la importancia del aporte creativo, recalcando las características únicas y modélicas de las obras laureadas respecto a la producción nacional.

Tales reconocimientos al trabajo creativo se otorgan públicamente y se manifiestan con la entrega a cada autor de un diploma de honor acompañado de un significativo aporte en metálico.

Antes de pasar adelante quisiera comentar –y aquí abro una especie de paréntesis sobre el tema principal que me ocupa– que, a mi juicio, sus bases presentan desde su origen una falla fundamental, pues unen a mansos y cimarrones, ya que participan en paridad de condiciones manuscritos inéditos y libros editados y publicados en el año que abarca la convocatoria.

Es este un pecado de origen que, creo, pervierte los resultados. No es lo mismo competir con una obra pura y simplemente mecanografiada, que con una editada eligiendo con cuidado la tipografía, con ilustraciones o con una hermosa portada y una presentación pensada en términos mercadológicos. Cuando un jurado examina una obra editada frente a otra que se presenta en forma de libreto, resultará siempre una tentación premiar la más vistosa y estéticamente pulida y diáfana frente a la que se presenta en vestes de obrero, posiblemente con manchas, borrones, y quizás sin una que otra tilde.

Lo correcto sería, desde mi humilde perspectiva, un concurso de obras inéditas, que compitan de igual a igual, donde la identidad del autor sea desconocida para quien juzga las obras, es decir, que se firmen estas mediante seudónimo. Este tipo de concurso aporta mayor garantía y transparencia en todos los sentidos.

Para las obras publicadas en el período calendario que abarque la convocatoria, se podría crear un tipo de concurso diferente. Tal vez una premiación al libro del año en los distintos géneros, donde el jurado fuese el público de lectores, de suerte que, en realidad, se premiasen las obras más vendidas o leídas en las diferentes categorías durante el período de tiempo establecido. Cierro aquí el paréntesis.

Ante todo, desearía destacar, en primer lugar, que estos premios constituyen un estímulo para que los escritores e investigadores nacionales continúen perfeccionando la propia obra; de este modo, los textos de las obras reconocidas vienen a sumarse a los premiados con anterioridad, y en ese sentido pasan a ser parte relevante del patrimonio bibliográfico de la nación.

En segundo lugar, se supone que las obras premiadas en buena lid, falladas por un jurado cualificado e imparcial, son importantes –diría imprescindibles– para establecer, resaltar y señalar la excelencia y la calidad en la creación literaria en un determinado período histórico-social. Las obras galardonadas en su conjunto deberían pasar a constituir una especie de canon o modelo de características que, a juicio de una determinada época, se acercan a ciertos criterios de excelencia que tienden a establecer una jerarquía entre las obras más valiosas de la literatura y la investigación histórica y literaria para una determinada generación.

Es por ello por lo que los galardones literarios tienen un valor social primordial: el de indicar a la sociedad –pero, sobre todo, a la juventud que se inicia en la creación literaria en general–los modelos a seguir, pues a través de los premios se revelan los paradigmas y criterios según los cuales se estructuran los diversos modos de descubrir el mundo y de vislumbrar su articulación interna desde el horizonte de las más variadas perspectivas que dialogan entre sí en el interior de una comunidad cultural y que de este modo manifiestan la fuerte consistencia y la visibilidad espiritual presente en una determinada época.

Así se otorga reconocimiento y visibilidad a lo que una sociedad o comunidad cultural descubre en las creaciones más valiosas que van surgiendo en el tiempo, y se define, además, el ámbito y los contextos que revelan sus limitaciones intrínsecas, la anchura de su comprensión del mundo y las posibilidades de juego del imaginario colectivo.

Los premios revelan –sobre todo– la base ideológica, la autenticidad del juicio, la amplitud de horizontes, la calificación concreta de su creatividad, los criterios o las limitaciones y prejuicios de quienes son llamados a otorgarlos.

Para definir objetivamente la cualificación y el nivel de confianza que se puede llegar a crear en torno a un galardón, en general se debe comenzar por ponderar detenidamente y con suma seriedad las cualidades y los aportes de la obra literaria de los jurados: el despliegue de su inventiva, la propiedad de su expresión, el aspecto creativo de su palabra, la hondura de pensamiento y la estimación social concreta de las obras que han escrito. En todo veredicto no solo se determina el valor de las obras presentadas para ser conocidas y falladas, sino que también se establece un juicio sobre la vigencia y calidad del jurado.

Cuando un premio se otorga por razones políticas, guiado por un interés espurio, o por un jurado sin la debida cualificación, estimo que es mejor rechazarlo, pues, en vez de exaltar la obra, disminuye el valor de quien lo recibe.

La transparencia ha de reinar en su convocatoria, y reflejarse en sus reglamentos y bases, que deben delinear un método articulado de participación y mostrar una coherencia que permita garantizar la seguridad de que se hará justicia durante el proceso previo a la emisión del dictamen y de que habrá un juicio de calidad que debe relucir sobre cualquier otra instancia o elemento de juicio posible, así como establecer cuáles son los controles efectivos con que se aplican sus normas para asegurar su equidad e imparcialidad. Esto es lo que, en definitiva, otorga credibilidad a un premio de cualquier género.

Sin embargo, hoy nuestra realidad cultural carece de instancias críticas adecuadas para orientar al grueso del público sobre las obras y los valores que estas proponen; la crisis económica y la revolución que producen las nuevas tecnologías de la comunicación y del manejo de la información han hecho desaparecer –no solo en nuestro medio– suplementos y revistas de difusión masiva que orientaban al consumidor literario sobre la calidad y jerarquía de los bienes culturales y cómo y con cuál amplitud deben comunicarse y compartirse con los públicos de los diferentes ámbitos culturales, sobre qué se aconseja leer, qué escuchar, qué comprar, qué prácticas culturales deben promoverse y cuáles preterir o postergar en el orden de los intercambios socioculturales.

La ausencia de una crítica de amplia difusión –en el país contamos con excelentes revistas literarias cultas, mas de difusión limitadísima a una élite minúscula de escritores e intelectuales– conlleva que las obras publicadas no se puedan promover adecuadamente. Hoy se publican pocas recensiones inteligentes recomendando lecturas o indicando cualidades o límites de las obras. El mercado del libro dominicano se ha contraído muchísimo en los últimos años. Y esto, lo sabemos, no es un fenómeno puramente nacional. Hoy algunos –creo que con gran exageración– hablan de la crisis del libro y la lectura.

Para que los premios puedan tener sentido debería fluir la información sobre lo que se crea y sobre lo que resultaría provechoso leer o debatir. La ausencia de claras políticas de Estado para superar la crisis y la falta de liderazgo o de interés para involucrar al sector privado en estos asuntos han resultado negativas. El camino para superar estas limitaciones, me parece, pasa por crear nuevos públicos entre los jóvenes y los niños. Un instrumento para ello podría ser la promoción, la creación y el trabajo concreto que pueden realizar miles de talleres literarios en todo el país. A pesar de la crisis que vivimos, en los últimos veinte años se han escrito y publicado multitud de obras valiosas en la nación. Es un sino reconocido hoy por los estudiosos de historia de la cultura que la creatividad florece con gran esplendor en épocas de penuria; acontece que los creadores, en tales momentos, se reconcentran en búsqueda de salidas, y entonces se crea más y con mayor excelencia.

Atónito observo, por otro lado, desde hace años, como libreros y editores dejan pasar una magnífica ocasión para despertar la curiosidad del público respecto a las obras nuevas que se publican, al desaprovechar la oportunidad de promover, en todo el país y en las comunidades de la diáspora dominicana diseminada por el mundo, la lectura de las obras premiadas. Estos muy bien podrían contribuir a difundir los libros galardonados y, de esta manera, aumentar sus ventas. Con una actitud displicente frente a las obras reconocidas en los concursos literarios, muchos ciudadanos ni se enteran de los premios y mucho menos de cuál es el listón de las premiadas.

Para que los premios produzcan provecho social se necesita que el Estado, en el marco de garantizar los derechos culturales de los dominicanos, mantenga una política claramente definida sobre el libro y la lectura. Cuando hablamos de educación y cultura pensamos, de manera natural e inmediata, en el instrumento que por milenios –con diferentes ropajes y formas– ha servido de base fundamental en la continua transmisión de los valores literarios y de los contenidos de las obras premiadas entre las múltiples generaciones que se han sucedido en el planeta.

Toda experiencia humana –esto es, el conocimiento, el saber, que poco a poco se ha venido codificando con el paso del tiempo en tecnologías, ciencias, conocimiento histórico, sociológico, literatura de ficción, obras de pensamiento y la necesaria reflexión cultural, así como las tradiciones, prácticas culturales, religiosas, sociales, económicas y políticas– encuentra en el libro su mejor aliado.

El libro ha servido como el hilo conductor por excelencia que ha permitido recoger en unidad viviente el pasado, el presente y el futuro de la experiencia humana en su conjunto.

Este ha sido, igualmente, el vaso comunicante que congrega y conjuga las más diversas y heterogéneas manifestaciones representativas de los modos de ser, de las diversas formas en que se manifiesta la convivencia humana en la Tierra, y nos permite vislumbrar el sentido que tiene la humanidad en relación con nuestro mundo inmediato –que ya en 1914 el brillante pensador español José Ortega y Gasset, en consonancia con las ideas que se movían en su tiempo, llega a designar, felizmente, como nuestra «circunstancia», respecto a la que sostiene: «si no la salvo a ella no me salvo yo»–, y nos permite descubrir orientaciones y referencias significativas en el más dilatado firmamento de las miríadas de constelaciones estelares que hoy nuestra ciencia vislumbra como existentes.

La lectura nos permite, también, descubrir hilos de pensamiento que nos ayudan a comprender y descomponer todas las formas en que pueden aparecer las realidades posibles del mundo, es decir, nos abre a la privilegiada e imprescindible dimensión de los sueños; nos incita a establecer una tajante línea divisoria entre lo que es posible y lo que es pura y simple cruda realidad, que se manifiesta como peso y agobio desde nuestro quehacer cotidiano, sin permitirnos develar inmediatamente algún sentido trascendente.

Nos ofrece, además, y nos facilita, la posibilidad de elaborar síntesis de lo que en cada época ha servido de elemento sustentador y cifra descodificadora, como clave fundamental que nos ha permitido descubrir y señalar lo que es fundamental en nosotros, y sobre todo, nos ayuda a vislumbrar, en nuestro caso particular, los significados que otorgamos a la vida humana, tal como la experimentamos inmediatamente en el ámbito del sentir y de lo emotivo, como estamos dispuestos a sufrirla y valorarla desde esta histórica, valerosa y creativa tierra dominicana.

A través del libro y de la educación hacia la lectura, descubrimos lo que realmente somos, y lo que podemos conocer sobre lo que somos y podemos llegar a ser. En un país como el nuestro con tantas limitaciones para arraigar la práctica lectora en públicos amplios, estimo que la labor del Estado no debería limitarse a garantizar la transparencia y equidad al otorgar los premios y publicar las obras inéditas ganadoras de los concursos literarios.

El otorgamiento de los premios debería insertarse en una política general de Estado orientada a promover la difusión de la lectura en todos los niveles de la educación. A la vez, se debería abogar claramente por la consecución de objetivos que reconozcan la excelencia de la creación literaria. También, subvencionar a los autores reconocidos para que puedan dedicar un tiempo determinado, sea seis meses o un año, a dictar charlas en todo el país que permitan a los dominicanos descubrir los valores formales, históricos, de contenido, de estilo y los aportes hechos a la literatura nacional, en el ámbito de la imaginación o en el riguroso despliegue de análisis y descripción de nuevas formas de enfocar nuestra realidad cultural y nuestras raíces creativas.

Estimo que en el marco de semejante política de promoción y difusión de la lectura deberían establecerse mecanismos operativos eficaces para otorgar y financiar un período sabático, de modo que los escritores, investigadores y estudiosos de nuestra realidad puedan contar con una especie de «beca para la creación». Esta consistiría en el financiamiento de las necesidades vitales del creador, bajo el compromiso de que en determinado período pueda entregar una obra paradigmática que debería ser publicada por la Editora Nacional para su difusión y debate tanto en las escuelas como en los clubes culturales, talleres literarios, etc. Y para consolidar, poner en discusión y dar a conocer los valores de las obras premiadas a lo largo de los años de vigencia de los Premios Anuales y, en consecuencia, debatir sobre la justeza histórica de los dictámenes de los múltiples jurados que los han fallado, se pretende lograr un consenso nacional sobre las cien obras más representativas de la literatura nacional abarcando la totalidad de los años de la convocatoria para establecer una especie de canon literario nacional cuya edición incluya una introducción a la obra y vida de los grandes creadores dominicanos, y quizás, al final, una especie de cuestionario de autoevaluación de parte del lector que le permitiría comprender y situar la obra en su contexto histórico y creativo. Seeditarían un número de ejemplares suficientes para que el debate sobre la lectura y los valores de las obras seleccionadas pueda difundirse por toda la geografía nacional, conformándose una especie de biblioteca de los clásicos dominicanos. Podría ser tarea de la Editora Nacional mantener una discusión abierta con el país cultural para establecer un canon de la literatura dominicana y proceder a editar y difundir tales obras por todo el país.

Luis O. Brea Franco es doctor en Filosofía por la Universitá degli Studii di Firenze. Entre sus publicaciones destacan Antología del pensamiento helénico; Preludios a la posmodernidad. Ensayos filosóficos; Claves para una lectura de Nietzsche; El espejo de Babel; La modernidad como problema; La cultura como identidad y derecho fundamental; y El derecho a la Filosofía, Esbozo de una estrategia para su implementación en el país. En la actualidad se desempeña como asesor general del ministro y del gabinete ministerial en el Ministerio de Cultura de la República Dominicana.


MÁS DE ESTE AUTOR


Sentido, absoluto y emocionalidad: necesidades primarias del animal humano

Trata de la posibilidad de fundamentar un discurso sobre el sentido del humanismo. Se asume como punto de partida el acontecimiento histórico de la muerte de Dios y se apropia del nihilismo radical que de ello se deriva para sustentar un discurso teorético basado solo en principios relativos. Se concibe al humano como creador de sentido y se sustenta esta visión en la emocionalidad de los estados de ánimo, que constituye su condición inicial. Solo desde esta perspectiva el autor concibe la posibilidad de articular un discurso sobre el humanismo en nuestro tiempo que intente situar el lugar del hombre en el mundo y en nuestra época.
Leer artículo completo

Cultura, globalización e identidad

Se asume que en nuestro tiempo el fenómeno predominante es la globalización de los mercados. Este impone al Estado el reto de emplearse a fondo para garantizar los derechos culturales de los dominicanos. Aquí se presenta el desarrollo de un nuevo esquema de ciudadanía que supere la mera visión política y social de la misma, con miras a consolidar nuestra identidad como pueblo caribeño, visión desde la cual proyectarnos creativamente hacia el mundo.
Leer artículo completo

Apuntes sobre la necesidad de la filosofía para nuestra época

En la época del desasosiego y la prisa, en la modernidad, a la filosofía se le quiere medir por sus efectos inmediatos, se la quiere confrontar con el rasero de los ordinario, y como sus frutos no aparecen con la misma rapidez y contundencia que los efectos del operar técnico, donde rige el puro cálculo de consecuencias inmediatas, entonces se la percibe como un modo de saber deficiente, ineficaz, inútil. Los males actuales, como las drogas y el consumismo, podrían tener como válvula de escape el filosofar, siempre y cuando se retomara la tranquilidad.
Leer artículo completo

Filosofía, pensamiento crítico y educación: Nietzsche y Hostos

Desde la enseñanza viva de Nietzsche, el educador puede aprender a ser filósofo porque su tarea fundamental es llegar a problematizar las certezas inmediatas y enseñar las posibilidades de la crítica para descubrir por qué caminos y de qué forma debemos orientarnos para conocer y actuar. Pero mientras que en el siglo XX y en el actual ha habido una Nietzsche renaissance, la escuela dominicana aún espera la sabia decisión de abrir una espacio creativo que hiciera posible una repetición del sueño de Hostos; aún esperamos hoy, entre nosotros, que acontezca una Hostos renaissance.
Leer artículo completo

Cultura: derecho humano fundamental

La cultura es la actividad humana que fundamenta ejercicio de las libertades y que proporciona una dimensión constituyente al desarrollo humano integral, pues otorga la posibilidad de entender cuál es la propia situación y cuáles son las posibilidades y oportunidades que tenemos de alcanzar los sueños de felicidad y poder cambiar el mundo de acuerdo con ellos.
Leer artículo completo